10 claves para mejorar la autoestima de los hijos

No cabe duda de que los padres tienen un importante papel a la hora de desarrollar una autoestima sana en los hijos. Se podría decir que los padres desean lo mejor para los hijos pero, ¿qué es lo mejor? La respuesta a esta pregunta no siempre es fácil y a menudo está plagada de incómodas contradicciones que sumergen a los padres en un mar de dudas sobre cómo actuar con sus hijos.

A continuación mostramos qué acciones concretas son deseables realizar para que los niños y niñas desarrollen una autoestima adecuada como consecuencia de la educación que le transmiten sus padres:

 

  1. Elogiar y no ridiculizar

Elogiar significa reforzar y reconocer los comportamientos positivos de nuestros hijos, lo que aumenta el sentimiento de valía personal que estos tienen. Los niños necesitan que se les reconozcan sus pequeños logros, que a veces pueden pasar desapercibidos para los padres. El refuerzo debe ser sincero, sin exageraciones y de acuerdo con los comportamientos que deseamos aumentar. Es muy importante que en estos refuerzos expresemos nuestra emoción positiva de orgullo y satisfacción por lo que nuestros hijos han dicho o hecho.

  1. Descubrir sus cualidades

Muchos niños, cuando se describen, solamente piensan en las cosas que le salen mal. Por ello podemos ayudarlos a definir sus cualidades personales en diferentes áreas, como el ámbito escolar, el familiar, en su tiempo libre y en las relaciones con los amigos y compañeros. Podemos también darles la oportunidad para que demuestren sus capacidades con frecuencia, ya que esto les hará sentirse especiales y capaces en esas habilidades. Es importante que aprendan a reconocer sus logros, dirigiéndose comentarios o pensamientos positivos sobre lo que hacen adecuadamente, porque eso les permitirá sentirse más feliz y a gusto con ellos mismos.

  1. Ayudarles a tolerar frustraciones

“No siempre conseguimos lo que queremos y ello no debe ser motivo de malestar”. Este es el mensaje que podemos transmitir a nuestros hijos ya desde muy pequeños. Cuando el berrinche existe y los padres ceden, lo que está aprendiendo el niño es que necesita una rabieta para poder conseguir su objetivo y no entenderá que no siempre se consigue lo que uno quiere. Es importante transmitirles que las cosas no siempre dependen de sus esfuerzos, sino de otras circunstancias ajenas a ellos, evitando así que se autoculpen cada vez que las cosas no le van bien.

  1. Enseñarles a identificar sus emociones y sentimientos

Todos sabemos bien qué es la felicidad, la tristeza, etc. Sin embargo, reconocer que actuamos bajo la influencia de estas emociones resulta un poco más difícil. Es muy importante para el desarrollo de su conciencia emocional y autoestima que enseñemos a los niños a que identifiquen cuándo sienten ellos alguna de estas emociones, además de aprender qué pueden hacer al respecto.

  1. Valorar sus opiniones

Nuestros hijos deben sentir que sus opiniones son tenidas en cuenta y valoramos su aportación y participación, sintiéndose así un miembro importante de la familia. Debatir con ellos, comentar, analizar los problemas, escuchar sus opiniones, etc., son tareas que ayudarán de manera importante a que nuestros hijos se autovaloren y piensen que lo que dicen es importante, tanto como lo que dicen los demás.

  1. Fomentar una buena comunicación

Es fundamental buscar momentos a lo largo del día para interesarse por las cosas y los problemas de los hijos, manteniendo conversaciones afectuosas con ellos, debatiendo y comentando temas familiares y de intereses comunes o personales. Con ello se pretende animarle a que exprese ideas; además, comunicarse adecuadamente con él nos permitirá conocerle mejor. Para ello, es fundamental dedicarles el tiempo que necesitan.

  1. Ser buenos modelos de autoestima

Si queremos que nuestros hijos posean una autoestima sana deberemos mostrarnos ante ellos como modelos con una autoestima adecuada. Los hijos deben percibir en los padres todos aquellos valores que forman parte de una sana autoestima: responsabilidad, esfuerzo, coherencia, afecto, seguridad, comentarios amables, además confiar en sí mismos y aceptarse tal y como son. Véase también: http://www.alteapsicologos.com/blog/claves-para-mejorar-tu-autoestima/

Pertenecer a un grupo aumenta la autoestima

  1. Fomentar que nuestros hijos se relacionen con grupos

La pertenencia de los niños a un grupo desarrolla en ellos un sentimiento de vinculación hacia el mismo que les proporciona a su vez seguridad. Como animales sociales que somos, el vínculo con un grupo es un componente fundamental de la autoestima.  Esto se puede fortalecer animando a nuestros hijos a que  participen en excursiones, actividades extraescolares grupales, deportes de equipo, organizando reuniones en casa, etc.

  1. Desarrollar su creatividad

La creatividad es una herramienta poderosa que nos ayuda a afrontar un problema de múltiples maneras posibles, lo que favorece el sentimiento de competencia.  Al igual que otros comportamientos es algo que puede aprenderse, por lo que es importante que los padres estimulemos el sentido creativo de nuestros hijos. Para ello podemos animarles a realizar actividades específicamente dirigidas a ello, como por ejemplo: inventar juegos, pintar carteles, construir artefactos, etc. En definitiva cualquier actividad que estimule su imaginación.

 

  1. Fomentar la autonomía personal

Un objetivo importante en la educación de los hijos es que éstos aprendan a cuidarse y valerse por sí mismos. Fomentar la autonomía personal de los niños favorecerá el desarrollo de su autoestima, puesto que les hace sentirse capaces de satisfacer por sí mismos las necesidades que presenten. Para ello podemos llevar a cabo dos tareas: darles alguna responsabilidad a los niños dentro de la familia y dejarles que aprendan a realizar tareas por sí solos, dándoles la oportunidad de que se equivoquen y rectifiquen ellos mismos.

Rocío Lucena Brea