El abuso de sustancias como cannabis, alcohol o tabaco (entre otras) tiene un fuerte componente de socialización en la transición a la vida adulta

El abuso de sustancias como cannabis, alcohol o tabaco (entre otras) tiene un fuerte componente de socialización en la transición a la vida adulta

Las razones que pueden llevar a un adolescentes a abusar de ciertas sustancias son variadas: ser aceptados dentro un grupo más amplio, posicionarse en cierto rol dentro del mismo grupo, alejarse o evadirse de algún conflicto interno que le genera un malestar latente acusado, inconsciencia o sencillamente rebeldía. Hay que tener en cuenta, además, que el consumo de drogas está sujeto a un fuerte factor de socialización, ya que cada sociedad acepta algunas drogas (incluso las legaliza), mientras que otras no. Por otro lado, el consumo de ciertas sustancias está muy asociado a la vida adulta, como el alcohol y el tabaco. 

Con el adolescente, el trabajo terapéutico lo centramos fuertemente en la psicoeducación, para ampliar su conciencia acerca de su comportamiento y hábitos tóxicos, por qué y para qué lo hace, así como para que de forma amplia tenga conciencia de qué tipo de sustancia está abusando y sus consecuencias.

No obstante, también es importante trabajar con los padres de cara a saber gestionar algunas situaciones complicadas con el adolescente, para que en lugar de enquistar el problema o enquistarnos en roles tóxicos para todos, dichas situaciones puedan ser reconducidas desde la sensatez y la reflexibilidad.

También es importante aprender a normalizar la conversación sobre ciertos temas que históricamente han representado un tabú, como pueden ser el consumo de drogas, la sexualidad o inquietudes de otro tipo.La intervención terapeutica contempla, como no podría ser de otro modo, enseñarles a los padres a hablar con los hijos de dichos temas, desde posiciones que respeten la necesidad de diferenciación e independencia que ellos demandan , y nos permitan a los  adultos acompañarles desde un asesoramiento ecológico con su autocuidado físico y emocional.

Guía práctica para favorecer la comunicación entre padres y adolescentes