En este artículo hablaremos algunos comportamientos asertivos para defendernos de comportamientos abusivos. Veremos cómo desde la asertividad podemos poner límites, decir no, hacer una petición de cambio, e incluso devolver información.

Como se lee en la imagen, esforzarse en ser una persona bondadosa ni mucho menos implica aceptar ciertos comportamientos abusivos de otras personas

Como se lee en la imagen, esforzarse en ser una persona bondadosa ni mucho menos implica aceptar ciertos comportamientos abusivos de otras personas

Por inconsciencia, por experiencias dolorosas, educación, sufrimiento o creencias… las personas dañinas (o tóxicas) existen. Siendo así, ¿qué podemos hacer para defendernos de quien nos hace daño frecuentemente? La parálisis desde luego no es una opción, pero el ataque (que algunas veces va a funcionar), a largo plazo también deja de ser una opción funcional.

PONER LÍMITES

Cuando somos víctimas de insultos, gritos, violencia verbal…, tenemos derecho a no entrar en ese tipo de diálogo. Frases que pueden ayudarnos a poner límites podrían ser: <<No te permito que me hables así>>, <<Si no cambias el tono me voy>>, <<Si me vuelves a insultar cierro la conversación>>, <<O me hablas con respeto o lo dejamos aquí>>.

Cuando una persona no se esfuerza por cambiar su comportamiento, incluso cuando nos hemos expresado asertivamente, llega el momento de poner límites e introducir consecuencias

Cuando una persona no se esfuerza por cambiar su comportamiento, incluso cuando nos hemos expresado asertivamente, llega el momento de poner límites e introducir consecuencias

Si la persona no cambia su comportamiento, llega el momento de introducir consecuencias tales como romper tajantemente el diálogo o irnos de la situación.

Decir NO

En ocasiones decir no se convierte en un problema para aquellas personas que acostumbran a comportarse complacientemente con los demás. Acaban haciendo lo que los demás quieren aunque ellas no quieran.

Algunas frases útiles para decir no, podrían ser: <<Lo siento, pero no quiero>>, <<Está bien, te entiendo, pero no voy a hacer eso>, <<No me parece bien eso que dices porque…>>, <<Gracias pero no […] lo siento, ya he dicho que no […] No lo volveré a repetir, he dicho que no y debes respetarlo>>.Y la más famosa:<<No es no>>.

 

El NO es tan legítimo como el SÍ y en ocasiones mucho más útil. Usarlo adecuadamente de forma asertiva nos ayudará a salvaguardar nuestras necesidades

El NO es tan legítimo como el SÍ y en ocasiones mucho más útil. Usarlo adecuadamente de forma asertiva nos ayudará a salvaguardar nuestras necesidades

Cuando decimos no,  es importante no argüir excusas, sino razones. Téngase en cuenta que las razones no siempre van a ser entendidas por los demás, pero tampoco es necesario. Nuestras razones son legítimas, sean entendidas o no por los demás.

PETICIÓN DE CAMBIO

Y esto es asertividad: respetar y respetarnos, desde la empatía y el diálogo

Y esto es asertividad: respetar y respetarnos, desde la empatía y el diálogo

  1. Buscamos un momento adecuado.
  2. Expresamos hechos concretos.
  3. Expresamos sentimientos.
  4. Hacemos petición de cambio.
  5. Anunciamos consecuencias positivas del cambio.

Ejemplo: (1) <<Fulanito, me gustaría hablar contigo un tema que para mí es importante. Cuando tengas unos minutos, ¿podríamos sentarnos a charlar? (2) Verás, lo que quería comentarte es que lo que pasó ayer me dejó muy mal. Me gritaste delante de todos, pasé mucha vergüenza y encima tuve que callarme para no echarle más leña al fuego. (3) Realmente me sentí ninguneado, avergonzado y comprenderás que muy enfadado. (4) Si alguna vez tienes que decirme algo, por favor, hazlo en privado y con respeto, igual que yo hago contigo. (5) Si tú haces eso, yo no me enfadaría tanto, escucharía y, por supuesto, estaría dispuesto a cambiar si he cometido algún error>>.

Téngase en cuenta que el objetivo de una conversación asertiva no es convencer sino expresar. Cuando nos enfocamos en expresar, siempre tendremos éxito, porque no ponemos nuestros esfuerzos ni expectativas en que alguien cambie, sino en no quedarnos con el malestar dentro.

El objetivo de la conversación asertiva no es convencer sino expresar.

El objetivo de la conversación asertiva no es convencer sino expresar.

DEVOLVER LO QUE NO ES TUYO

Cuando alguien nos ofrece una opinión sobre nosotros que no compartimos o que nos parece distorsionada, recordemos que una no es descriptiva. Es decir, no siempre va a aportar información objetiva sobre un hecho concreto. Por lo cual, ¿por qué a veces le ofrecemos tanto espacio a lo que los demás piensan si realmente eso no describe (o no en su totalidad) lo que somos? (Véase: http://www.alteapsicologos.com/blog/las-dianas-fabrique-ti/)

Cuando creemos que una opinión no se corresponde con la realidad, debemos devolverla o desecharla

Cuando creemos que una opinión no se corresponde con la realidad, debemos devolverla o desecharla

Sea como sea, cuando no estemos de acuerdo con lo que otro nos ofrece, tenemos varias alternativas:

  • Enfadarnos muchísimo y alimentar un conflicto abierto.
  • Hacer caso omiso para no prestar atención, y por lo tanto no reforzar, la actitud (tal vez dañina) de la otra persona.
  • Devolver dicha información de manera asertiva. Como ejemplo: <<Después de haberte escuchado atentamente, pienso que lo que dices tiene que ver contigo y no conmigo. Por eso creo que en este caso no tienes razón. Me duele que lo veas así porque para mí tu opinión es muy importante, pero no voy a comerme una creencia que no tiene que ver con mi forma de actuar sino con tu forma de ver el mundo. Lo respeto y te doy las gracias por la información, pero insisto en que eso es tuyo y no mío>>De esta manera podemos devolver información dañina sin seguir alimentando el fuego de la rabia.

ACEPTAR CON HONESTIDAD Y GRATITUD

La neurociencia nos demuestra que la gratitud es una actitud que alimenta la felicidad. Cuando nos sentimos agradecidos estamos ayudando a nuestro cerebro a que deje ir el dolor y se centre en el aprendizaje de lo vivido. De eta manera, ayudamos a que nuestra mente integre de forma adaptativa una experiencia dañina.

Aunque duela, a veces hay que reconocer que la otra persona tiene razón. Para cultivar una autoestima verdadera, siempre es preferible una verdad incómoda que una mentira reconfortante

Para cultivar una autoestima coherente, siempre es preferible una verdad incómoda que una mentira reconfortante

Lo mismo pasa cuando alguien nos devuelve una información que percibimos como verdadera a la vez que dolorosa. Cuando la verdad escuece, la alternativa más adaptativa para nuestra mente es aceptar con honestidad que <<tal vez tengas razón en eso que dices>>. Además, razonar sobre lo que nos hace daño es una valiosa oportunidad para mirar dentro y convertirnos en mejores personas. Por esa razón, después de aceptar la información, lo siguiente es agradecerla: <<Gracias por quererme lo suficiente como para decirme esto, me ayuda a avanzar>>.

 

Ser honestos, aceptar que hemos actuado mal y agradecer a la persona pertinente las agallas de decírnoslo, es el mejor regalo que podemos ofrecerle a nuestra mente para que se adapte y sobreviva a las experiencias dolientes.

 

Por último, cuando nada de lo anterior sea posible, llega el momento de pedir ayuda. Raramente estamos solos ante el peligro, el daño o el abuso continuado. Si buscamos lo suficiente, encontraremos que siempre existen persona dispuestas a ayudarnos. Porque el abuso no es como las almorranas, no hay que sufrirlo en silencio.

Alfonso García-Donas

Tal vez también te interese:

Claves para mejorar tu autoestima