Las disfunciones sexuales afectan a alrededor de 60% de mujeres y al 40% de hombres: relaciones dolorosas, dificultades para la excitación, falta de deseo... Son algunas de las disfunciones más frecuentes.

Las disfunciones sexuales afectan a alrededor de 60% de mujeres y al 40% de hombres: relaciones dolorosas, dificultades para la excitación, falta de deseo… Son algunas de las disfunciones más frecuentes.

Las clasificación de las disfunciones sexuales es amplia, así como las posibles causas que pueden estar afectando al correcto funcionamiento de las capacidades sexuales de una persona. Sea como sea, la sexualidad es una faceta de la vida humana importante, ya que para nosotros (los humanos) no representa una mera función reproductiva, sino que es una manera de relación interpersonal. No obstante, muchas veces se dan circunstancias que no favorecen un buen funcionamiento de la sexualidad.   

Según los datos aportados por las investigaciones de Lorenzo Guirao, presidente de la Asociación para la Investigación de las Disfunciones Sexuales en Atención Primaria, el 60% de las mujeres sufre disfunción sexual frente al 40% de los hombres. Por otro lado, se estima que el 30% de las mujeres carece de interés por el sexo, el 20% tiene relaciones no placenteras, el 50% encuentra muchas dificultades para llegar al orgasmo y el 25% es incapaz de lograrlo.

Sea la disfunción masculina o femenina y habiendo descartado problemas orgánicos, subyacente a éstas podemos encontrar experiencias traumáticas en la infancia o adolescencia de índole sexual y/o afectiva; también -en un orbe menos dramático-, podemos encontrar problemas de estrés, ansiedad, depresión, incomunicación y distorsión en la relación de pareja, distanciamiento afectivo y otras circunstancias, más relacionadas con el estado interno de la persona en este momento de su vida, que con fuertes experiencias traumáticas del pasado o problemas orgánicos.  

La terapia cognitivo-conductual goza de un alto porcentaje de éxito con los problemas de disfunción sexual.

También te interesará:

¿Qué es una crisis de pareja?