Lo universitarios están ahora luchando contra los ataques de los exámenes cuatrimestrales y la única arma de la que disponen es una concentración poderosa. ¿Pero cómo conseguirla sin tener hábitos adecuados y saludables? Aquí, alunas recomendaciones:

 

1- Dormir bien

Para conseguir una correcta concentración es fundamental conciliar sin dificultad el sueño y que éste sea reparador, es decir, que por la mañana nos encontremos frescos y despiertos. Si los nervios afloran y tenemos dificultades para dormir, podemos hacer uso de la valeriana, que nos ayudará a relajarnos. No conviene estudiar de madrugada, porque cuesta más memorizar y recordar lo aprendido.

2- Descansar cada poco tiempo

Es imposible mantener la concentración en el estudio durante más de una hora. Por eso hay que hacer descansos periódicos, salir a dar un paseo para despejarnos y si es en un entorno natural, como un parque o un bosque, mejor. Diversos estudios han confirmado que la naturaleza ayuda a reducir la fatiga atencional.

3- Eliminar elementos que nos distraigan

El móvil, la televisión, el ordenador? son elementos que nos rodean y que distraen nuestra atención. A la hora de estudiar es recomendable tener un entorno libre de distractores. También es importante controlar la temperatura del lugar de estudio, procurando que esté aireado, y ante todo buscar la comodidad (usar una buena silla).

4- No mezclar asignaturas

Haz un plan de trabajo. Procura no estudiar al mismo tiempo o en un corto periodo dos asignaturas completamente diferentes (por ejemplo, matemáticas y literatura). Divide tus horas de estudio por temáticas, lo que favorecerá el proceso de atención.

5- Entrena tu mente

Nuestras capacidades cognitivas están ahí y debemos entrenarlas para que la mente este rápida y activa. Para mejorar la capacidad mental donde quiera que estés, existen aplicaciones como ‘Brain Trainer Special’, o el famoso Sudoku, o videojuegos como ‘Brain Training’ de Nintendo. Unos 20 minutos al día de entrenamiento mental es suficiente.

6- No dejes todo para el final

Muchos estudiantes tienen la costumbre de estudiar el día antes del examen y pegarse la gran paliza. Es aconsejable eliminar esta práctica. Divide el estudio y las materias en días o semanas. Tener todo planificado un mes antes facilitará la concentración.

7- Controla tus pensamientos

Decirnos a nosotros mismos frases como ‘vuelve a estudiar’ o ‘no te distraigas’ cuando perdemos la concentración, nos ayudarán a parar de pensar en lo que nos distrae y a centrarnos en el contenido de lo que estamos estudiando.

8- Haz ejercicio

Corre, vete al gimnasio, juega un partido de fútbol o baloncesto. Recuerda la famosa cita ‘mens sana in corpore sano’. El ejercicio físico también entrena nuestra mente y mejora nuestra capacidad cognitiva.

9- Usa colores en los textos

¿Quién no ha usado los rotuladores fluorescentes para destacar lo importante de los libros? Separar los datos clave evitará que nos agobiemos con tanta información y facilitará la memorización.

10- Los videojuegos también ayudan

Un estudio de la Universidad de Rochester, en Nueva York, puso de manifiesto que quienes jugaban a videojuegos de acción tenían mayor atención selectiva visual y eran capaces de responder a más estímulos. Asimismo, estas personas usaban mejor sus recursos atencionales.