Se ha demostrado que las peores personas que hemos conocido fueron también niños insufribles. Por eso, muchos padres están preocupados por la importancia del establecimiento de normas en el hogar y la forma en que esas normas se planteen. Desde luego nadie quiere que su hijo sea el origen de problemas en reuniones con otras familias ni que en el futuro sea un adulto tiránico o inseguro.

Establecer normas, siempre han de ser amores y con buenas razones, y, por supuesto, de forma unánime entre los padres, ya que esas fisuras de autoridad restan credibilidad a hecho en sí que conforma esa norma o da pie a que nuestro peque saque provecho de las discusiones en casa.

Aprender qué es el castigo y qué es una recompensa, puede ayudar al sano desarrollo de niños que algún día serán adultos. ¿Pero qué tipo de adultos? En este “Archivo Altea” te damos las claves para la etapa de 0 a 14 años, muy importante y diferente una vez llegados a la adolescencia, pero ese, es otro archivo…

Feliz semana.