Gema tiene seis años, va al colegio y está aprendiendo a leer y a escribir. Hasta aquí todo parece normal, pero el caso de esta pequeña toledana difiere en muchos aspectos del de una niña de su edad. Tiene parálisis cerebral desde que nació, una enfermedad que, en muchos casos, limita las funciones del cerebro y del sistema nervioso dificultando el movimiento, el aprendizaje, la audición, la visión e incluso el pensamiento. Gema no puede hablar y sólo es capaz de realizar movimientos limitados que no requieran demasiada destreza. Su capacidad intelectual, no obstante, es plena, de modo que comprende y asimila todo lo que le rodea con una rapidez asombrosa. Sus padres son conscientes de ello gracias a una herramienta que permite que su hija se comunique mediante los ojos con el mundo exterior:el sistema «Irisbond». Gracias a la tecnología denominada «videoculeografía», a través de la cual se puede estudiar la pupila y los diámetros pupilares, los ojos de Gema son capaces de conectarse con la pantalla de ordenador que tiene en frente.

(Clic para ver Reportaje de RTVE)

altea psicologos paralisis cerebral

El proceso se basa en la motricidad del ojo y permite que Gema pueda manejar el ratón del ordenador con el iris. Una vez encendido, Gema se coloca a una distancia y altura óptimas del ordenador para que éste capte sus bonitos ojos castaños. El piloto rojo entonces se transforma en verde. El siguiente paso consiste en la calibración. Un círculo aparece, aumentando o disminuyendo de tamaño mientras se mueve por la pantalla y obligando a Gema a perseguir con su mirada esta «escurridiza» forma geométrica.

Una vez que el sistema se ha configurado, la pequeña y el ordenador se convierten en un único elemento, fusionados por la tecnología. Gema puede pedir agua o simplemente transmitir a todos cuantos le rodean lo que quiere o necesita. Además, un sintetizador de voz permite que se comunique también oralmente. Desde señalar cuál es su comida favorita, su lugar preferido en vacaciones, los sentimientos que experimenta al bañarse en el mar, contarle a sus padres que tiene dos novios, o lo que disfruta pasando el tiempo con su primo, todo eso puede hacer Gema.

Pero esto es tan sólo un primer paso. En un futuro, Gema podrá acceder a Internet, comunicarse por whatsapp o utilizar las redes sociales. Tal y como señala Miguel Ángel Pérez Lucas, director de Comunicación del Hospital Nacional de Parapléjicos, el caso de Gema refleja «la parte más humana de la tecnología». Gracias a los avances de los últimos años, Gema pasó de ser incapaz de controlar sus necesidades fisiológicas a interactuar con los que la rodean, mejorando así su calidad de vida. A pesar de ello, todavía tiene un largo camino por recorrer: conocer bien el uso del sistema y saber manejarlo.

El sistema «Irisbond Primma» obtuvo el pasado mes de abril el Premio Reina Sofía de Tecnologías de la Accesibilidad por su carácter innovador y emprendedor. Además, ha desarrollado una plataforma que posibilita su instalación y mantenimiento de manera remota, lo que permite un asesoramiento personalizado. La firma está trabajando en otros programas y videojuegos adaptados a los diversos grados de parálisis que permitan la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad.

«El caso de Gema es uno de los que más satisfacción profesional me ha dado», confiesa el periodista Miguel Pérez Lucas, mientras recuerda el milagro de este pequeño ángel:«Es lo mejor que me ha pasado en la vida»

Fuente: Rebeca Garrido / ABC