Nuestros pensamientos positivos juegan un papel muy importante en todos los aspectos de la vida, incluso podríamos afirmar que todo depende de ellos. Te planteamos algunos ejercicios que te harán más feliz.

Se suele decir que somos lo que pensamos, y es verdad, ya que nuestros pensamientos van a conformar nuestra actitud y nuestra motivación hacia cualquier situación a la que nos enfrentemos, tanto tener un buen fin de semana en un plan que no nos entusiasma, quitarnos de fumar o incluso encontrar trabajo a pesar de las dificultades actuales de nuestra sociedad.

altea psicologos positivoPara comenzar, hay que pensar que hay pensamientos que no nos aportan nada en nuestra vida, como son aquellos que se centran en cosas que pasaron en el pasado: “Si no me hubiese pasado esto, quizás ahora estaría mejor…”, o con respecto al futuro, “Si ocurriese esto, entonces me iría mejor…”. Y hay otros, los perjudiciales, los pesimistas, que son los que nos convencen de lo contrario que deseamos. Por ejemplo “nunca podré dejar de fumar”, “no voy a aprobar” o “mi vida siempre seguirá igual de problemática.”

Es fácil ser pesimista, así como ser optimista, pero necesitamos ser muy cuidadosos y maduros si queremos ser realistas. Una persona que piensa positivamente será consciente de los problemas de  su alrededor, pero aún así dirigirá su atención hacia las buenas tendencias que le rodean. Los pensamientos positivos nos dan el sentimiento de paz interior y gracias a esto nuestras expectativas, lo que exigimos o pedimos hacia lo externo, disminuyen cada vez más. Esto no significa que no nos importen, sino que dejamos de pedir amor, respeto, reconocimiento, etc. y hacemos que la relación con todo lo demás sea más ligera.

También cuando estamos contentos interiormente tenemos la fortaleza para aceptar a los demás tal como son sin querer cambiarles como nosotros pensamos que sería correcto. Junto a esto somos capaces de darnos tal como somos, con nuestros talentos positivos y nuestras limitaciones sin pretender otra cosa.

Una persona que tiene muchos pensamientos inútiles a menudo se encontrará muy cansada ya que está gastando su energía en crear miles de pensamientos sin sentido. Nuestra mente se hace fuerte y sana si la alimentamos con pensamientos positivos. Una mente sana se convierte en la base para una personalidad equilibrada.

altea psicologos positivaPara las personas con una actitud positiva, todos los obstáculos serán simplemente una oportunidad para mejorar aún más, no para reaccionar con negatividad. Se dice: “Así como es tu actitud, así es el mundo”. Estamos acostumbrados a ver la negatividad que existe en el mundo, sin embargo, al dirigir constantemente nuestra atención hacia ella, no hemos conseguido cambiarla por lo mejor. Tenemos que ser conscientes de que donde quiera que se dirijan mis pensamientos es ahí donde irá también nuestra energía. Concentrándonos ahora en el aspecto positivo de nosotros mismos, hacemos algo constructivo para llevar a cabo un cambio en nosotros y en nuestro entorno inmediato. Esto se puede entender como el mayor desafío de nuestros tiempos para el que necesitamos valentía y autoconfianza.

Por eso nos gustaría proponerte que aceptes esta actitud como un ejercicio: cada día debes intentar seleccionar aquellos pensamientos que no te aporten realmente nada, los pensamientos inútiles en los que creamos universos paralelos que nada tienen que ver con nuestra realidad actual. Siempre vivimos en el presente.

El siguiente paso en nuestro ejercicio deportivo mental, será visualizar nuestro camino de acciones hacia aquello que deseamos. Seamos un poco soñadores, y alimentemos nuestra confianza en nosotros. Para ello, tengamos en cuenta nuestras habilidades y depositemos un poquito de fe en nosotros mismos.

Para terminar, pensemos directamente en positivo. Encontremos nuestra felicidad, intentando no bloquearla. Si estamos experimentando un momento agradable, es necesario aprender a dejar que fluya y disfrutarlo.