En neurofisiología, sinestesia es la asimilación conjunta o interferencia de varios tipos de sensaciones de diferentes sentidos en un mismo acto perceptivo. Un sinestésico puede, por ejemplo, oír colores, ver sonidos, y percibir sensaciones gustativas al tocar un objeto con una textura determinada. No es que lo asocie o tenga la sensación de sentirlo: lo siente realmente.

altea psicólogos sinestesiaSi bien hay muchos tipos diferentes de sinestesia, un sinestésico no tiene por qué tener todos y cada uno de esos tipos. Una de las sinestesias más comunes se llama sinestesia de grafemas. Comúnmente implica percibir colores con las letras o números de manera involuntaria. Algunos sinestésicos además pueden llegar a percibir personalidad o géneros para sus letras o números. También son muy comunes los calendarios sinestésicos, es decir, cuando uno percibe conceptos como el año o la semana como si fueran formas con una posición específica, por ejemplo, un óvalo tridimensional. En estos casos, los sinestésicos pueden orientarse con ayuda de estas imágenes mentales.
Otra forma de sinestesia que ocurre a menudo también es el percibir la música como colores y formas. A veces la música también puede evocar sabores, o sensaciones de estar tocando algo. Hay una gran cantidad de distintas sinestesias posibles.

En estos últimos años ha surgido un enorme interés en esta materia. Las investigaciones han arrojado mucha luz sobre los aspectos neurológicos y psicológicos de la sinestesia. En el pasado, solía categorizarse erróneamente como “enfermedad”, “consecuencias de las drogas” o el resultado de la “imaginación”. Afortunadamente, hoy por hoy se le ve con mejores ojos, y la ciencia claramente ha mostrado que la sinestesia es un hecho real, y además, uno muy común.
Hasta es posible que no solo los humanos experimenten sinestesia.
Por supuesto, cuando escucha música, una persona puede llegar a imaginar imágenes, como bosques, etc. Pero eso no es lo mismo que la sinestesia. Existen algunos criterios que distinguen la sinestesia auténtica de la que no lo es. La sinestesia es involuntaria. Esto significa que al prestarle atención al estímulo, digamos la música, uno no puede desaparecer los colores. Por otro lado, la sinestesia es algo constante. Es decir, los colores y las formas no cambian con el paso del tiempo. Además, se considera a la sinestesia como algo unidireccional.

Ejemplo: alguien puede percibir el 5 de color azul, pero si ve algo azul, no necesariamente le vendrá a la mente el numero 5. Ha habido científicos que afirman que puede ser bidireccional en algunos casos. También se ha llegado a decir que los sinestésicos son gente muy creativa, pero ese quizá no sea el caso en todos los sinestésicos.

Las investigaciones también han revelado que la sinestesia es un rasgo hereditario. Sin embargo, la genética por sí sola no basta para explicar cómo sucede. Quedan aún muchas preguntas por responder, como las referentes a los procesos exactos que ocurren en el cerebro. Cierta teoría dice que las conexiones específicas entre áreas distintas del cerebro son las causantes de los “sentidos mezclados”. También se cree que la sinestesia es el resultado de una menor inhibición en el período post-natal (poco después del nacimiento) cuando niños, pues en dicho período el cerebro comúnmente experimenta numerosas reconexiones.

Percibiendo sinestesia

Hasta hace algunos años, la idea general era que la sinestesia era algo muy especial y poco frecuente. Pero las más recientes investigaciones demuestran lo contrario. Ahora se estima que alrededor del 5% o el 10% de la población pudiera tener al menos un tipo de sinestesia. Y hay muchas más que sí la tienen, pero no se han dado cuenta de ello. Esto ocurre porque la sinestesia suele ser sutil y hay que prestarle atención; si no le prestan atención, difícilmente se percatarán de que la tienen.
Algunos sinestésicos han notado que sus percepciones son ligeramente distintas a las de otras personas. Algunos incluso han tenido malas experiencias al tratar de explicarlas a los demás. Es por ello que se sienten aliviados cuando aprenden que “ser diferentes” tiene su nombre. Otros más nunca pensaron que ver las letras con color fuera algo distinto, y es hasta que alguien les explica que se pueden dar cuenta.
Brindar información sobre sinestesia y las interacciones sociales es indispensable (ver más)

Sinestesia y la escuela

La sinestesia es ahora un asunto de interés general. Aún así, se ha pasado por alto a los niños que la poseen. Se puede animar a los pequeños sinestésicos a usar su sinestesia como una ayuda para aprender. Pero si en la escuela ven letras o números con colores distintos a los suyos, pudiera ser un estorbo para su desarrollo. Así que la sinestesia debería ser tomada en cuenta en las escuelas.