altea psicólogos estrés 3En nuestra última entrada de blog hablamos sobre qué es el estrés. Para completar este tema e inaugurar los próximos días libres, nos gustaría ofrecerte las soluciones más efectivas para combatir el estrés. También incluimos aquellas respuestas que lo previenen y que nos resultan incluso más interesantes, ya que la prevención del estrés mejora sustancialmente la calidad de vida.

Aprender a relajarse

Ríete todo lo que puedas: es el mejor antídoto natural contra el estrés. Disipa las tensiones y combate la falta de autoestima y las inseguridades. La acción terapéutica de la risa se debe principalmente a las endorfinas que se segregan. Cuando nos reímos las facciones se relajan, las tensiones corporales se disipan y las preocupaciones se olvidan.

Aprende a respirar: respirar bien reduce el estrés, ayuda a controlar las emociones y a mejorar el estado de ánimo. Este simple ejercicio te ayudará a derrotar el estrés. Hazlo de 10 a 20 veces cuando lo necesites: Expira vaciando los pulmones poco a poco pero del todo. Inspira: baja el diafragma y llena el abdomen de aire. Hazlo poco a poco tratando de separar las costillas. Expira: baja los hombros, deja descender poco a poco las costillas y relaja los músculos del abdomen al terminar de expirar.

Date un paseo: por la ciudad o por el campo, a una hora en la que haya poca gente. Si puedes, escápate a la playa; estar cerca del mar es muy relajante.

Escribe un diario antiestrés: anota durante algunas semanas las cosas que te han hecho sentir estrés y también las que te han hecho estar relajado y contento. Esto te hará ver claramente qué situaciones debes evitar y te ayudará a reflexionar en frío sobre cómo puedes evitarlas o resolverlas sin agobiarte

Sin embargo, existen varios factores a tener en cuenta que pueden ayudarte a prevenir el estrés:

  • El ejercicio físico es una buena forma de afrontar el estrés, porque permite canalizar la energía contenida y la tensión.
  • Una buena alimentación, sana, saludable, natural, es importantísima. Nos recarga de energía positiva.
  • El entrenamiento en técnicas de relajación y meditación también es otro punto clave, para poder así aliviar el estado de tensión muscular y mental que provoca el estrés.
  • Fijarse metas realistas en nuestras actividades, no exigirse en demasía en casa, en el estudio o en el trabajo.
  • No permitir que ninguna circunstancia o persona rebaje nuestra dignidad. Una autoestima alta relativiza el impacto de cualquier estrés.
  • Respetar nuestras motivaciones y hacer las cosas que realmente nos gustan. A veces es mejor decir no ante determinadas situaciones que después no poder afrontarlas.
  • Tratar de ver el cambio como un desafío positivo y no como una amenaza.
  • Aprender a delegar responsabilidades.

En resumen: el mejor consejo frente al estrés, o la actitud positiva que se puede tomar al advertir los primeros síntomas es, sencillamente, aprender a querernos un poco más y a respetarnos como personas. Entender que no somos máquinas, que tenemos límites y que debemos cuidarnos día a día para poder disfrutar de una verdadera calidad de vida.