Es curioso que, si preguntásemos cuáles son las enfermedades más comunes, seguramente tendríamos como respuesta el resfriado o la gripe, quizás las anginas, la obesidad (sobre todo en ciertos países) y muy preocupantemente, el cáncer. Sin embargo, no es cierto. Las enfermedades que afectan al ser humano, principalmente, son las que afectan a nuestra mente, a nuestra psique.
Los trastornos psicológicos nos afectan a todos, sin diferenciar entre raza, edad o condición y han existido desde que el ser humano ha caminado sobre la tierra o escalado sobre los árboles. De esta forma, este tipo de trastornos han sido reconocidos como un problema global que, desde el siglo XX ha tomado relevancia como tal y ha sido estudiado en profundidad. Actualmente recibe la atención de los sistemas de seguridad social por los numerosos casos que demandan sus usuarios.
Estos son los tres principales trastornos, los más extendidos y comunes:

Los trastornos del ánimo

Altea Psicologos - DepresionQué y cómo nos sentimos es lo que configura nuestra forma de percibir la realidad y, en muchas ocasiones, va mucho más allá de sentir tristeza. La depresión, a veces mucho más frecuente en personas solteras o divorciadas, es una enfermedad por la que casi todos hemos pasado o habremos de sufrir, y los motivos para su aparición son muy diversos. Por eso, es el trastorno más frecuentemente diagnosticado.
La depresión mayor se caracteriza por una tristeza profunda persistente. Los síntomas como la fatiga, falta de concentración, cambios en el apetito y pensamientos de suicidio interfieren con el funcionamiento diario. Las personas con distimia manifiestan síntomas menos severos pero más duraderos. Otras formas de depresión son la depresión posparto.

 

Los trastornos de la personalidad

Altea Psicologos - AgresividadEl ser humano es un gran compendio de rasgos que, principalmente, surgen de nuestra experiencia en nuestro entorno, por lo que influyen también en nuestra forma de desenvolvernos en sociedad y muchos de ellos, son incluso propios de la cultura a la que se pertenece. Por ese motivo, pueden afectar a la vida cotidiana.
Los más comunes son el trastorno de la personalidad antisocial, que define a aquellas personas que tienen problemas para entender y cumplir las normas y que frecuentemente incurren en el delito o el crimen, y  el trastorno límite de personalidad. Este trastorno hace que la gente sea inestable e impulsiva. Temen el abandono y tienen dificultades para mantener relaciones estables.

 

Los trastornos de la alimentación

La falta de alimentación o la obsesión por la comida puede desembocar en diferentes enfermedades con un riesgo potencial de muerte, ya que afectan directamente a nuestro estado físico. Sin embargo, el estado mental también se ve alterado.
En los casos de anorexia, la persona se ve a sí misma con sobre peso, siendo incapaz de percibir la profunda desnutrición que sufre. En el caso de la bulimia nerviosa, consumimos grandes cantidades de comida. Este acto supone un gran cargo de conciencia, por lo que la provocación del vómito, el uso de laxantes o el ayuno continuo es la solución que el sujeto decide adoptar, por lo que se llega necesariamente a la desnutrición.

 

Otros trastornos frecuentes son la Hiperactividad o Déficit de Atención, las fobias, los Trastornos de Ansiedad, los Trastornos de Pánico, el Trastorno Bipolar, la Esquizofrenia o el Trastorno del Espectro Autista. Les animamos a leer nuestras próximas publicaciones, donde profundizaremos en estos temas tan importantes para el ser humano.

Recuerde que siempre puede ponerse en contacto a través de nuestros medios sociales para sugerir el tema de nuestra próxima publicación.

Muchas gracias por su tiempo, esperamos haberle sido de ayuda.