CÓMO LOGRAR UN OBJETIVO EN TRES PASOS

CÓMO LOGRAR UN OBJETIVO EN TRES PASOS

Cambio de hábitos, Consejos, Consejos Altea, Crecimiento personal, Liderazgo personal / 18.09.2019

UNO: REGULA TUS EXPECTATIVAS Y COMPROMISO

para lograr un objetivo hay que saber regular tanto las expectativas como el compromiso para/con el mismo

Para lograr un objetivo, en primer lugar no pierdas de vista la siguiente fórmula:

Expectativas altas con bajo compromiso lleva a sensación de fracaso. Expectativas bajas con alto compromiso lleva a sensación de éxito.

Esto que parece una obviedad, es el primer error que suele cometerse a la hora de comenzar a conquistar un objetivo nuevo. Llevamos tanto tiempo pensando en hacer esa cosa, que queremos comernos el mundo el primer día.

Pero el cerebro no funciona así. Para que un objetivo tenga éxito debemos empezar poco a poco para que en lo poquito que hagamos tengamos sensación de éxito. Por lo tanto, es mejor proponerse hacer deporte tres días a la semana (con una probabilidad de éxito alta) que todos los días (cuya probabilidad de fallar es alta).

DOS: CONCRETA TU OBJETIVO

Que el objetivo no sea construir un muro, sino poner el siguiente ladrillo.

En segundo lugar, concreta tu objetivo lo máximo posible. Los objetivos ambiguos son más difíciles de lograr que los concretos. Siguiendo con la metáfora del deporte, un objetivo ambiguo sería “voy a hacer deporte”. En él, falta por definir el qué, cómo, dónde, cuándo, cada cuánto, con quién, etc.

Hacer de esto algo concreto es definir las máximas variables posibles. Por ejemplo: “voy a practicar deporte tres días a la semana (Martes, Jueves y Sábado) de 8 a 9 de la tarde, en el club deportivo municipal. Uno de esos días iré a clases de… con…, y los otros dos haré ejercicios de musculación y resistencia”. Cuando las variables están definidas, el objetivo parece más asumible, por lo que el compromiso aumenta.

TRES: DALE TIEMPO PARA CREAR UN HÁBITO

Que un hábito tarda 21 días en hacerse, pertenece ya al mito. La investigadora Phillipa Llay afirma que se tarda una media de 66 días. En cualquier caso, la adquisición de un hábito necesita tiempo.

En tercer lugar, dale tiempo…, pero de verdad. Realmente, no sabemos cuánto tarda el cerebro en generar un hábito, pero lo que sí es seguro es que necesita tiempo para habituarse.

Habituarse no significa que algo deje de ser molesto, más bien significa que dicha molestia deja de ser algo insalvable.

Es por eso que madrugar para ir a trabajar siempre es molesto, pero salvable por hábito. Lo mismo pasa con el dejar de fumar, aprender un idioma, adquirir hábitos alimenticios saludables, tocar un instrumento musical, hacer deporte, leer… Emprender esas cosas es costoso, pero con el tiempo suficiente la incomodidad será sólo eso: incomodidad, pero no algo insufrible.

Existen más claves, pero estas son las fundamentales.

Porque al final se trata de lo que muy acertadamente dice un campeón: <<Si quieres que algo te salga bien, trabaja mucho, repite>>.

Ricky Rubio

Sencillo, pero efectivo… Diría casi infalible. 

Alfonso García-Donas. Psicólogo

Déjanos tu comentario

Categorías