¡Déjate alterar por la primavera!

¡Déjate alterar por la primavera!

Ansiedad, Cambio de hábitos, cambios emocionales, primavera / 20.03.2018

Pues bien. Llegó la primavera y con ella, el buen tiempo, el aumento de las horas de luz solar, un incremento de las temperaturas, etc. O al menos es lo que se espera a pesar de que el tiempo últimamente no parece muy propio de la estación que comenzamos. En unos días diremos adiós a los días negros, oscuros, fríos y cortos.

Todos conocemos ese dicho popular de que “la primavera la sangre altera”, y es que las personas tendemos a cambiar emocionalmente en esta estación.

Oficialmente entramos en primavera hoy día 20 de Marzo a las 17:15h. momento preciso en que se produce el equinoccio primaveral, y es éste el instante exacto en que el día iguala a la noche.

Pero ¿por qué se altera el cerebro en esta estación? Pues la respuesta está íntegramente en la química. El aumento de luz solar tiene una serie de efectos psicológicos y emocionales en la mayoría de las personas, lo que se traduce en un cambio hormonal que afecta al sujeto.

La primavera favorece la liberación de diversas hormonas y neurotransmisores gracias al aumento de la luz y la temperatura. Esto hace que la persona tienda a sentirse mejor emocionalmente hablando porque regulan la actividad de los órganos y condicionan procesos tan importantes como el sueño.

Incluso podemos hablar de un aumento del deseo sexual debido a la liberación de la oxitocina (conocida como la hormona del amor), dopamina (neurotransmisor relacionado con el placer) o la serotonina (implicado en el estado de ánimo).

Pero también tenemos que tener en cuenta la influencia de los colores propios de la primavera en nuestro estado de ánimo. Y es que los colores llamativos de las flores y el verde de las hojas transmiten un deseo de empezar de nuevo, de dar inicio a algo que habías soñado anteriormente pero nunca te habías animado a realizar, tiempo de descubrir y de reinventarse. De esta manera, la psicología del color también se encuentra presente en las estaciones del año. Mientras el invierno por ejemplo nos invita a la relajación y la tranquilidad, la primavera con sus colores nos mueve hacia los cambios y la mejora de muchos aspectos de la vida que pensamos que necesitan un cambio.

También nos mostramos con una actitud más sociable, extrovertida, habladores… Todo esto sin olvidar que estos comportamientos se ven potenciados si tenemos en cuenta que en primavera comenzamos a pasar más horas en la calle y sentados en terracitas con una bebida fría y buena compañía.

Todo esto incrementa nuestro bienestar. Bendita primavera ¿verdad?…

Pero la primavera no es igual para todos. No todo es positivo. También es un grave problema que afecta a aquellos que les cuesta relacionarse. Los tímidos, inseguros o aquellos que están acomplejados con su propio cuerpo. También en los estudiantes, que disminuye su rendimiento intelectual al tener más vitalidad y más ganas de estar al aire libre.

Además, en primavera aumentan las alergias, y aquellos que sienten predilección por las temperaturas bajas comienzan a temblar viendo cómo se avecinan los largos días de calor.

Y por último, podemos sentir la llamada “astenia primaveral” cuyos síntomas más destacados resumimos a continuación.

SÍNTOMAS DE LA ASTENIA PRIMAVERAL

astenia primaveral
  • Cansancio
  • Fatiga muscular
  • Dificultad para concentrarnos
  • Irritabilidad
  • Falta de apetito
  • Trastornos del sueño
  • Dolor de cabeza
  • Tristeza inexplicable o
  • Falta de motivación.

Mucha de la culpa de estos síntomas la tiene el cambio horario. Nuestro cuerpo necesita unos días de adaptación al nuevo horario y mientras se produce nos sentimos más cansados. Es como si habláramos de un jet lag, así que debemos “reprogramarnos” para continuar.

La buena noticia es que estos síntomas ¡son pasajeros! En la mayoría de los casos duran entre 5 y 7 días. Si tenemos en cuenta esto, no haremos interpretaciones erróneas acerca de los síntomas. No irán a más y desaparecerán tal y como vinieron.

Así que es suficiente con asumir que esto es debido a la primavera y dejar pasar el tiempo hasta que nos sintamos al cien por cien. Aún así, te vamos a dar algunas recomendaciones para que el cambio de estación te sea más llevadero.

RECOMENDACIONES

  • Realiza desayunos llenos de energía combinando hidratos de carbono, proteínas, grasas saludables, vitaminas y minerales.
  • Mejor hacer cinco comidas al día. Así no disminuyen los niveles de glucosa y no nos sentimos tan cansados. ¡Y bebe también al menos dos litros de agua diarios!
  • Practicar ejercicio moderado y regular también te va a ayudar. Aumentan las endorfinas, que generan bienestar.
  • Y sobre todo, descansa lo suficiente o incluso más. Entre 7 y 9 horas por la noche es lo recomendado. Y si eres de los que no perdona la siesta, que no dure más de media hora. Lo justo para que sea reparadora.

Te animamos a que disfrutes de la primavera. Pasados unos días de adaptación, el aumento de las horas de luz puede ser un estupendo y fabuloso aporte de energía para sacarle más partido a los días.

Celina Jiménez Garzón

Psicóloga

Déjanos tu comentario

Categorías