DIFICULTADES PARA HACER AMIGOS

DIFICULTADES PARA HACER AMIGOS

Ansiedad, Autoestima, cambios emocionales, Conductas inadaptadas, Depresión, Inseguridad / 05.02.2022

“No puedo hacer amigos, ¿Qué me ocurre?” esta es una pregunta que se repite una y otra vez en consulta. Muchas personas tienen dificultad para hacer amigos o mantenerlos. Esto puede generar el aislamiento de la persona, sentimiento de soledad e incluso problemas de depresión o ansiedad. Y es que paradójicamente, en un mundo cada vez más conectado, muchas personas tienen más dificultades para hacer amigos.

persona-sola - <strong>DIFICULTADES PARA HACER AMIGOS</strong>

El vínculo de la amistad es una de las relaciones afectivas más importantes que se puede tener, siendo fundamental para tener una vida plena y satisfactoria. Cuando una persona experimenta dificultades para hacer amigos, su bienestar emocional puede verse gravemente afectado. Por tanto, es importante buscar vías de potenciación de las relaciones de amistad, ya que aparte de mejorar el bienestar emocional, hay estudios que ponen de manifiesto que las relaciones sociales influyen positivamente en la esperanza de vida de las personas.

En primer lugar, encontraríamos aquellos casos en los que una persona se inhibe de establecer relaciones de amistad; esto se debe generalmente a inseguridades propias, miedo a ser rechazados o baja autoestima. Desearían tener amigos, porque se sienten solos, pero son ellos mismos quienes de forma consciente o inconsciente se aíslan de los demás.

En segundo lugar, están aquellas situaciones las que sí hay un rechazo por parte de los demás. Aquí, las dificultades suelen estar mucho más relacionadas con un déficit de habilidades sociales. En este caso también se sienten solos y desearían hacer amigos pero no disponen de las capacidades para relacionarse de forma exitosa con los demás.

1_fhqclj6gagrz17rw1of8fw - <strong>DIFICULTADES PARA HACER AMIGOS</strong>

Factores desencadenantes que pueden influir en la dificultad para hacer amigos

Baja autoestima. Esto se debe a una situación de inseguridad personal. Aquellas personas que no se gustan a sí mismas no creen que puedan gustar a los demás, por lo que dejan de relacionarse con otras personas por miedo a ser rechazados.

Deficiente aprendizaje de habilidades sociales. Siendo más frecuente en individuos de carácter tímido y en personas que probablemente no hayan tenido un modelo que les enseñara habilidades sociales adecuadas.

Miedo al abandono. Algunas personas con fuerte miedo a ser abandonadas tienden a cansar o abrumar a los demás con continuas peticiones de amor, lo cual puede ser agotador para la otra persona, llegando a producir el efecto contrario, alejarse. Pero también puede ocurrir todo lo contrario, evitar vínculos, buscando una independencia que al final no es real.  Caen en la llamada “profecía autocumplida”.

– Patrones de comportamiento. Hay ciertos patrones de comportamiento que alejan a las personas de sus iguales. Para establecer buenas relaciones es fundamental tratar a los demás con respeto, mostrar predisposición, aprender a ser positivo, no vivir en una continua queja, no caer en el victimismo, entre otros factores.

La vergüenza: las personas con un gran sentimiento de vergüenza tienden a aislarse socialmente o tener muchas dificultades a la hora de establecer relaciones.

Fobia Social: este tipo de fobia se caracteriza por un miedo fuerte y continuado a las situaciones sociales. El principal temor de las personas que sufren fobia social es encontrarse en una situaciones embarazosas, donde puedan ser evaluados o ridiculizados.

Trastorno de personalidad por evitación: estas personas presentan un miedo profundo a ser abandonados o rechazados por sus limitaciones, lo cual le impide establecer relaciones adecuadas con otras personas. Son altamente sensibles a la crítica, presentan baja autoestima y gran timidez por lo  que evitan cualquier tipo de vinculo y/o actividad social.

Trastorno de personalidad paranoide: son personas muy desconfiadas, que viven desde la sospecha, creyendo que pueden ser traicionados o engañados en cualquier momento. Ven a las personas como peligrosas y con malas intenciones hacia ellos. Por tanto, no confían en nadie, son rencorosos y les cuesta olvidar las ofensas, muchas veces imaginarias. Este tipo de personalidad no suele generar vínculos cercanos.

Trastorno esquizoide de la personalidad: estas personas se distancian de otras personas, evitando y restringiendo las relaciones sociales. Son personas que pierden el interés en los otros, familia y amigos. Prefiriendo hacer actividades en solitario, sin tener necesidad de compartir nada con los demás. Muestran distanciamiento y frialdad emocional, por ello las opiniones de los demás no suelen afectarles.

Trastorno esquizotípico de la personalidad: estas personas muestran un déficit social e interpersonal causado por un fuerte malestar frente a las relaciones con los demás. Suelen ser personas excéntricas, con comportamientos extraños que suelen estar influenciados por su distorsión de la realidad, ideas raras, lenguaje peculiar y pensamiento mágico. Sus ideas paranoides les genera gran ansiedad social, por lo que no vinculan con nadie.

Personalidad límite o borderline: son personas altamente sensibles en las relaciones sociales, todo lo interpretan desde su mundo interno. Dividiendo al mundo y a los demás como algo totalmente bueno o totalmente malo, sin ver estados intermedios. Su estado emocional tiende a modificar la visión que tiene del otro, por ejemplo, si se enfadan por algo, la otra persona será mala, y si están bien, la otra persona será maravillosa. Presentan graves problemas relacionales.

Estado de ánimo depresivo: las personas que se encuentran deprimidas también tienden a aislarse, pudiendo entrar en un proceso cíclico. Es decir, si la persona se encuentra sola puede acabar  en estado depresivo, al tiempo que una persona está en estado depresivo puede acabar aislándose.

El ambiente: no siempre es causa de la persona la dificultad para hacer o mantener amistades. A veces cambios vitales como puede ser un cambio de residencia, un trabajo nuevo, un nuevo Instituto, pueden generar una soledad real. En este caso se ayuda a la persona a encontrar espacios o formas de aumentar sus relaciones sociales.

Principales señales que nos indican que alguien tiene dificultades para hacer amigos

Las dificultades para hacer amigos, como ya hemos visto, puede deberse a múltiples causas. Pero de forma general, las personas que presentan este problema suelen  mostrar también alguno de los siguientes rasgos:

descarga - <strong>DIFICULTADES PARA HACER AMIGOS</strong>
  • Dificultad para expresar los sentimientos o las opiniones propias.
  • Incapacidad para confiar en otras personas.
  • Sensación de no ser válido, o de no ser respetado por los demás.
  • Temor a mostrarse tal y como se es ante otros individuos.
  • Miedo a no estar a la altura de las expectativas.

¿Cómo podemos mejorar las dificultades para hacer amigos?

Al ser tan distintas las posibles causas que lo originan, cada una de ellas requiere de un abordaje específico. Siendo imprescindible identificar la raíz del problema para empezar a trabajar para ponerle solución. Proponemos lo siguiente:

descarga-1 - <strong>DIFICULTADES PARA HACER AMIGOS</strong>

Explorar las causas de la vergüenza, la baja autoestima, el miedo en las relaciones, etc., con el fin de aplicar la mejor técnica disponible, al tiempo que en la relación terapeuta-paciente se va creando una relación de cercanía y complicidad donde se van trabajando “in situ” estos miedos y distorsiones.

Analizar las creencias distorsionadas y repararlas conjuntamente entre terapeuta y paciente.

Llevar a cabo un programa específico de Habilidades Sociales.

Mindfulness: para poder relajarse y visualizar una nueva forma de relación con los otros, desde la seguridad y no desde el miedo.

Terapia Cognitivo-Conductual: que incluye exposición a situaciones relacionales habiendo preparado al paciente para ello, y reestructuración cognitiva, para los pensamientos distorsionados y la autoestima y el entrenamiento en Habilidades Sociales.

Psicoterapia Emocional: donde se trabajarán desde diferentes técnicas y corrientes para ayudar al paciente a gestionar las emociones que puedan estar generándole dificultades en sus relaciones interpersonales.

Terapia de Compasión: se enseña al paciente a quererse y respetarse, lo que ayuda a disminuir el miedo a las relaciones sociales.

EMDR: en caso de que el problema se refiera a situaciones traumáticas del pasado, se usará EMDR para trabajar sobre los recuerdos traumáticos relacionales.

La caja de arena: con el fin de explorar el mundo interno del paciente, ver qué miedos y dificultades inconscientes pueden estar influyendo en el problema relacional.

La hipnosis: para ayudar al paciente a enfrentarse a las relaciones sociales en un ambiente seguro como es el estado hipnótico.

La psicología positiva: reenfocarnos en un estado positivo puede ser la mejor manera de atraer y mantener las relaciones, creando así relaciones sanas y agradables.

com-3 - <strong>DIFICULTADES PARA HACER AMIGOS</strong>

Cómo hemos podido observar, las as dificultades para hacer amigos tienen causas y soluciones variadas. Desde ALTEA Psicólogos ayudaremos en tu caso particular con la mayor profesionalidad.

Mª Ángeles Iáñez Velasco

Psicóloga

TAGS:

Déjanos tu comentario

Categorías