GUÍA BÁSICA DE SUPERVIVENCIA PARA PADRES PARA ENTENDER LA ADOLESCENCIA

GUÍA BÁSICA DE SUPERVIVENCIA PARA PADRES PARA ENTENDER LA ADOLESCENCIA

Adolescencia, Consejos Altea, Orientación familiar, Sin categoría / 05.04.2019
Para evitar que tu hijo adolescente sea un completo desconocido, aquí te dejamos una guía de supervivencia básica para padres para entender la adolescencia

La adolescencia s una etapa caracterizada por:

  1. Empezamos a comprender y anhelar la independencia emocional.  
  2. El córtex prefrontal, la parte del cerebro que nos hace más humanos, aún no está acabada del todo.
  3. Buscamos identidad propia.

Independencia emocional

En esta etapa, todo lo que huela a padres apesta. Los jóvenes buscan su independencia emocional cuando toman conciencia de que… ¡SON IGUAL QUE TÚ! Así es que como mecanismo de defensa a este hedor emocional que les persigue, se ponen a llevar la contraria.

Desarrollo del córtex prefrontal

El córtex prefrontal es esa parte del cerebro que está justo encima de los ojos. Evolutivamente, es la parte que más ha tardado en hacerse y también la que más tarda en estar completa en nuestro desarrollo. Aquí residen las llamadas funciones ejecutivas y, básicamente, lo que nos hace más humanos. Aquí está el sentido común y todo eso que como adultos vemos pero en la adolescencia nos pasaba desapercibido.

Por eso el adolescente no prevé consecuencias, no prevé peligro y, por lo tanto, no tiene miedo. Al menos en un grado mucho menor que el adulto.

Esta es la parte de nuestro cerebro que nos hace más humanos, donde residen las funciones ejecutivas y, básicamente, el sentido común.

Identidad propia

El adolescente se da cuenta de que necesita criterio e identidad propios. Pero todo lo que hace, dice y piensa se parece demasiado a su padre o a su madre, algo absolutamente intolerable, por supuesto. Es aquí donde cualquier cosa es válida siempre que no se parezca a su padre o madre.

Es entonces cuando se busca el cambio, lo diferente es lo válido, y lo transgresor es el arma más poderosa para provocar el escándalo de los padres. Cuando los padres se escandalizan, el adolescente va por buen camino en la búsqueda de su identidad.

La búsqueda de independencia emocional y de la propia identidad para por lo diferente, transgresivo para la generación anterior

Si como adultos somos capaces de comprender esto, habremos dado un paso de gigante en eso de entender a nuestro hijo adolescente. Así, tres son las ideas necesarias para sobrevivir a la adolescencia de tus hijos: negociación, escucha activa y atención positiva.

1.Negociación

La negociación con el adolescente no se refiere a que el chico o la chica se salgan con la suya en cualquier caso. Lejos de eso, es lograr movernos entre lo conservador de la cabeza adulta y lo transgresor de la cabeza adolescente, para intentar llegar al punto medio.

Ejemplos:

Hora de llegada para el adolescentes, las 12 de la noche. Hora perfecta en tu cabeza para los 15 años, las 9 de la noche. Negociar un punto medio entre las 10 y las 11, con consecuencias férreas si se transgrede la norma.

El adolescente quiere estar toda la tarde diariamente jugando a la consola. Para ti lo ideal es sólo los fines de semana y sólo un par de horas como mucho. Negociar una hora diaria con dos requisitos inamovibles: al final de la tarde y siempre que se haya hecho toda la tarea escolar.

Negociar con el adolescente es de suma importancia para no provocar reacciones de rebeldía que te obliguen a ti como padre o madre a tomar actitudes dictatoriales

2. Escucha activa

Hay una gran diferencia entre oír y escuchar. Lvisión del mundo de un adolescente será radicalmente diferente a la visión de un adulto, pues los córtex prefrontales de ambos están en etapas diferentes. Pero un padre o una madre nunca deben estar cerrados a entender la visión de la adolescencia. Este cerramiento garantiza la desconexión con los hijos.

Y es que lo que no entendemos nos gana la partida. Por lo tanto, lo que entendemos es más manejable.

Escucha a tu hijo adolescente como si tuviera razón y luego dialoga con él en torno a tus razones, pero no te cierres desde el principio. Esta actitud dogmática sólo lo alejará de ti.

Escucha a tu hijo adolescente como si tuviera razón para dialogar desde tus razones

3. Atención positiva

Habrá muchas situaciones que para ti como padre o madre sean inentendibles. Tu córtex prefrontal no puede entender cómo es posible que le guste esa ropa, que crea que va guapo/a con ese peinado, o que “lo flipe” con esa música tan soez y superficial.

Así es que si te dejas llevar por tu córtex prefrontal (y sólo por él) sin atender a tu parte estratega, tu hijo adolescente puede que se convierta en un completo desconocido para ti.

Para que eso no pase, atención positiva. Ejemplos:

Hace alguna tarea del hogar, pero refunfuñando:

  • Escenario 1: presto atención al refunfuño y entramos en una bronca.
  • Escenario 2: (atención positiva) agradecemos el gesto haciendo caso omiso del refunfuño.

Está viendo un vídeo de un youtuber de moda:

  • Escenario 1: “No entiendo cómo puedes ver esas cosas”.
  • Escenario 2: (atención positiva) “¿Qué ves? ¿Puedo sentarme un rato contigo? ¿Quién es?”
Los escenarios sociales han cambiado y con ellos el modo de entender la niñez, la adolescencia y también la madurez.

Por último, debemos entender que en los últimos 30 años, el mundo ha cambiado posiblemente más que en los últimos 300. Por lo que es más que normal que la adolescencia de tu hijo/a te parezca (literalmente) otro mundo.


La estrategia no es combatirlo, rechazarlo o negarlo, sino entenderlo para poder liderarlo.  

Alfonso García-Donas

Altea Psicólogos

TAGS:

Déjanos tu comentario

Categorías