la antesala de la ansiedad

la antesala de la ansiedad

Angustia, Ansiedad / 19.07.2018
La angustia sufrida durante demasiado tiempo puede llevar a trastornos de ansiedad y depresión

La angustia sufrida durante demasiado tiempo puede llevar a trastornos de ansiedad y depresión

La angustia es el término anglosajón para referirse a la ansiedad, aunque en Europa lo usamos más ampliamente. La angustia no sólo tiene por qué referirse a un trastorno de ansiedad, sino que puede hacer referencia a algún tipo de malestar o congoja que nos impide ejercer las funciones diarias de forma fluida. No tiene por qué inhabilitar (aunque puede pasar), pero sí dificultar la vida cotidiana y, en cualquier caso, resulta muy incómoda para la persona que la padece. 

Sea como sea, la angustia frecuentemente está causada por un conflicto interno no resuelto que, como piedra en el zapato, da vueltas hasta tornarse rumiativo y molesto. Y a veces esta piedra metafórica será más detectable, mientras que otras estará ejerciendo su presión de forma inconsciente, de tal manera que la persona no sabe de dónde le viene tal angustia. 

En nuestro trabajo clínico ayudamos a las personas a encontrar la causa de dicha angustia, para hacer consciente lo inconsciente y desde ahí poder trabajar y gestionar la “piedra” para que “deje de dar vueltas en el zapato”. Frecuentemente, cuando la persona toma conciencia de la fuente de su angustia, esto en sí mismo no hace que desaparezca, pero sí se abre la puerta hacia la mejoría. 

Además, hay que tener cuidado con la angustia, porque cuando se presenta de forma leve es “fácilmente soportable”, pero a la larga –si se le deja demasiado espacio y tiempo para crecer- puede pasar que se enquiste y ya no sepamos cómo era vivir sin cierto grado de angustia. Y también puede pasar que vaya a más hasta desarrollar un problema de ansiedad más grande.

En definitiva, la angustia debe ser tratada por su carácter engañoso y esquivo, para que la persona sea capaz de vivir sin la constante sensación de que algo le agobia, acongoja o le provoca malestar.  

Adiós a la ansiedad con 5 consejos

Déjanos tu comentario

Categorías