más allá de las emociones normales

más allá de las emociones normales

Ansiedad infantil, Baja autoestima infantil, Consejos Altea / 19.07.2018
Los trastornos del estado de ánimo pueden llegar a desequilibrar mucho la vida de una persona

Los trastornos del estado de ánimo pueden llegar a desequilibrar mucho la vida de una persona

Los trastornos del estado de ánimo pueden darse como una entidad propia o pueden pertenecer a un cuadro clínico más amplio, como parte de un trastorno que incluye otros síntomas además de un estado de ánimo desregulado. Padecer un trastorno en el estado de ánimo es más frecuente y cotidiano de lo que podría parecer. No hablamos sólo de sentirse triste o deprimido, sino de la desregulación de otras emociones que cuando se desequilibran pueden causar fuertes desórdenes en la vida de una persona. 

Sea como sea, que el estado de ánimo esté estable es de vital importancia para tener una vida normal, ya que largos períodos de tristeza pueden llegar a inhabilitar a una persona de forma dramática. Pero también puede causarle problemas un estado de ánimo constantemente airado, profundamente melancólico o excesivamente elevado, de tal manera que haya perdido el contacto con la realidad.

Y es que el estado de ánimo es como una montaña rusa, con subidas y bajadas,  que son relativamente normales ya que todos las sentimos de manera cotidiana en nuestro día a día. El problema es cuando esas subidas y bajadas son más fuertes de lo normal y/o más duraderas de lo que deberían, según la situación que se esté viviendo.

Por ello, conocer las variables que nos afectan y conocernos a nosotros mismos, de seguro nos ayudará a vivir de forma más tranquila y coherente, saber qué nos afecta demasiado y cómo gestionarlo de forma ecológica. Dicho de otro modo, si conocemos nuestro mundo interno, conoceremos cuáles son aquellos estímulos que nos afectan y por qué, y desde ese conocimiento podremos gestionar mucho mejor unas tendencias mentales que, desreguladas, pueden llegar a causar mucho daño.

4 pasos hacia la felicidad

Aprender a ponerle nombre a lo que sentimos.

Déjanos tu comentario

Categorías