LA IMPORTANCIA DE LA SALUD MENTAL

LA IMPORTANCIA DE LA SALUD MENTAL

Sin categoría, Trastornos psicológicos / 09.10.2021
SALUD MENTAL EN INGLÉS

Aprovechando que esta semana se celebra el día de la salud mental, queremos hablaros un poco de este concepto. En el presente artículo os hablaremos de la importancia de la promoción de la salud mental en la sociedad, de los estigmas que siguen existiendo en torno a este tema y de los principales motivos de consulta en los gabinetes de psicología.

CONCEPTO DE SALUD MENTAL

muñecos sonriendo

Se entiende como salud mental, el estado de bienestar en el cual una persona es capaz de hacer frente a los eventos estresantes cotidianos, trabajar de forma productiva y contribuir a su comunidad. Por lo tanto, la salud mental no es solamente la ausencia de trastornos mentales (como se ha venido concibiendo hasta ahora). Si no que implica un estado en el cual las personas son capaces de disfrutar de la vida.

En esta conceptualización se recoge tanto el ámbito emocional como el psicológico y el social (esto es, la forma en que pensamos, cómo nos sentimos y nuestra manera de relacionarnos con los demás). De esta manera, nuestro estado mental va a determinar la forma en que manejamos el estrés, nuestro modo de actuar afrontando los eventos del día a día y nuestros procesos de toma de decisiones.

Es importante que entendamos que sin salud mental, no hay salud. Y el cuidado de ésta será importante a lo largo de toda la vida, desde la niñez hasta la vejez, pudiendo verse afectada por factores de índole biológica, psicológica o socioeconómica.

Desde el año 1995, el 10 de octubre ha sido constituido por la Federación Mundial para la Salud Mental y la Organización Mundial de la Salud, como el Día Mundial de la Salud Mental. Con ello se pretende contribuir a la toma de conciencia sobre los diferentes problemas mentales, así como a combatir el estigma existente respecto a mismos. Este año, el tema de la campaña gira en torno a la lucha por una salud mental accesible para todos, promoviendo un servicio público de calidad en este ámbito (el cual está bastante desatendido por las instituciones públicas).

Los problemas de salud mental suponen un elevado coste para las arcas públicas. Este coste podría verse reducido si se hiciera un mayor hincapié en la prevención y promoción en temas de salud mental. De esta manera la población estaría informada al respecto, haciendo posible la reducción del número de casos y favoreciendo una detección e intervención temprana que minimice la gravedad de los problemas, y por tanto la duración y coste de los tratamientos.

EL ESTIGMA ASOCIADO Y SUS REPERCUSIONES.

Las personas que presentan alguna dificultad de salud mental, a parte del esfuerzo que supone afrontar su problema, se encuentran con el coste añadido de tener que lidiar con el estigma existente. Es por eso que la mayoría de los afectados mantienen su problema en la intimidad, convirtiéndose en un tema tabú.

Se completa así el círculo vicioso en el cual el estigma social provoca que los problemas mentales sean un tema del que resulta incómodo hablar. A su vez, la desinformación y falta de conocimiento alimentan esos mismos prejuicios que hacen que ese problema mental se siga manteniendo como algo de lo que avergonzarse o de lo que no se puede hablar.

Es frecuente encontrar comentarios que restan importancia a los problemas emocionales o que atribuyen una connotación despectiva al hecho de padecer algún trastorno mental. Entre las frases que no ayudan podemos incluir las siguientes: “no es nada, sólo exagera”, “lo que tienes que hacer es animarte”, “no tiene motivo, hay gente que tiene problemas y motivos mayores para estar mal”, “quiere llamar la atención”, “está mal de la cabeza/loco”, “son gente peligrosa”, etc.

Este tipo de prejuicios y asunciones tiene unas repercusiones muy negativas para aquellos que sufren algún problema mental, pues la mayoría siente un fuerte miedo a ser descubierto y, en demasiadas ocasiones, esto les lleva a no solicitar la ayuda que necesitan.

TRASTORNOS PSICOLÓGICOS MÁS FRECUENTES EN LA CONSULTA PRIVADA

Mientras la lucha por una atención pública de calidad en salud mental continúa, lo cierto es que la atención psicológica se concentra principalmente en el ámbito privado.

En la siguiente lista recogemos los problemas psicológicos que nos encontramos con más frecuencia en la en la práctica diaria:

  • Depresión
  • Trastorno bipolar
  • Ansiedad
  • Trastorno obsesivo-compulsivo
  • Somatización
  • Trastorno por estrés postraumático
  • Trastorno por estrés agudo
  • Disfunciones sexuales
  • Abusos sexuales
  • Dependencia emocional
  • Insomnio y trastornos del sueño
  • Trastornos de personalidad
  • Terapia de pareja

CUÁNDO PEDIR AYUDA

Muchas veces resulta difícil dilucidar cuándo es el momento de pedir ayuda psicológica o cuándo se trata de una «mala racha» que se resolverá sin una intervención profesional. El desconocimiento y la desinformación tampoco contribuyen a aclarar esto. Otras veces se espera tanto antes de acudir al psicólogo que el problema ya es muy grave y afrontarlo se hará más difícil.

ayuda psicológica

Por eso queremos hacer hincapié en que SIEMPRE que alguien esté pasando por dificultades emocionales o psicológicas de cualquier tipo puede llamar a un profesional. En Altea Psicólogos estamos encantados de resolver vuestras dudas, asesoraros sobre la pertinencia de solicitar una cita y proporcionar toda la información necesaria.

No es necesario tener «motivos graves». Si algo te crea malestar, sufrimiento, o tienes la sensación de que no puedes hacer frente solo a alguna dificultad, es motivo de sobra para permitirte solicitar ayuda. A continuación mencionaremos algunas de las situaciones por las que una persona adulta puede pasar y en las que se beneficiaría de la ayuda psicológica:

  • Sientes una elevada ansiedad o la sientes de forma persistente.
  • Problemas de relación de pareja que no habéis podido resolver.
  • Dificultades para relacionarte con las demás personas.
  • Problemas de autoestima o inseguridad.
  • Miedos que te sobrepasan y te limitan.
  • Cuando la tristeza, la desgana o la falta de capacidad para disfrutar de las cosas buenas está presente la mayoría del tiempo.
  • Dificultades para gestionar la ira y para resolver problemas de forma asertiva.
  • Problemas para dormir.
  • Timidez o vergüenza extrema que te limita.
  • Superar un duelo por pérdida de un ser querido o ruptura de pareja.
  • Problemas en las relaciones sexuales.

Irene Cazorla.

Psicóloga Sanitaria.

Déjanos tu comentario

Categorías