¿QUE ES EL TRASTORNO AFECTIVO ESTACIONAL?

¿QUE ES EL TRASTORNO AFECTIVO ESTACIONAL?

Adultos, Ansiedad, Autocontrol emocional, Cambio de hábitos, cambios emocionales, Consejos Altea / 19.11.2021

CONSEJOS PARA PREVENIRLO

Durante los meses de otoño e invierno, muchas personas pueden sentirse tristes, cansadas o apáticas. Algunas pueden incluso llegar a experimentar un tipo de depresión transitoria denominada Trastorno Afectivo Estacional. Este tipo de depresión puede afectar hasta un 10% de la población y está asociada a los cambios estacionales, generalmente otoño e invierno, pero también primavera, finalizando cuando la estación ha pasado.

Las causas de estos cambios en el estado de ánimo son varias, pero el principal responsable es la disminución en las horas de luz solar que tiene varios efectos sobre nuestro organismo.

SÍNTOMAS

En la mayoría de los casos, los síntomas del trastorno afectivo estacional aparecen a fines de otoño o a principios del invierno y desaparecen durante los días más soleados de primavera y verano. Con menor frecuencia, las personas que muestran el patrón opuesto tienen síntomas que empiezan en la primavera o el verano. Los síntomas pueden ser leves al principio y agravarse a medida que avanza la estación.

Los signos y síntomas del trastorno afectivo estacional pueden ser:

  • Cansancio físico, poca energía, agotamiento.
  • Sentirse deprimido gran parte del día, casi todos los días.
  • Anhedonia, incapacidad para disfrutar de actividades que nos resultaban placenteras.
  • Alteración del patrón de sueño. La persona tiene mayor necesidad de dormir.
  • Sufrir cambios en el peso o apetito. Mayor consumo de hidratos de carbono.
  • Sentirse perezoso o inquieto.
  • Tener dificultad para concentrarse.
  • Sentirse desesperanzado, inútil o tener sentimientos de culpa.
  • Tener pensamientos recurrentes de muerte o suicidio.

CAUSAS

Se desconoce la causa específica del trastorno afectivo estacional, siendo la principal responsable la disminución de las horas de luz solar. Algunas de las posibles causas son los siguientes:

El reloj biológico (ritmo circadiano). El nivel reducido de luz solar en otoño e invierno puede provocar la aparición del trastorno afectivo estacional de invierno. Esta disminución de la luz solar puede alterar el reloj interno del cuerpo y provocar sentimientos depresivos.

Niveles de serotonina. Una caída de la serotonina, neurotrasmisor que afecta el estado de ánimo, podría intervenir en el trastorno afectivo estacional. La reducción de la luz solar puede provocar una caída de la serotonina capaz de provocar depresión.

Niveles de melatonina. El cambio de temporada puede alterar el equilibrio del nivel de melatonina en el cuerpo, lo cual interviene en los patrones de sueño y en el estado de ánimo.

FACTORES DE RIESGO

El trastorno afectivo estacional se diagnostica con mayor frecuencia en mujeres que en hombres, siendo más frecuente en adultos jóvenes que en adultos mayores.

Algunos factores que pueden aumentar los riesgos de padecer trastorno afectivo estacional son:

Antecedentes familiares. El tener familiares consanguíneos con este trastorno u otra forma de depresión, aumenta la probabilidad de padecerlo.

Tener depresión mayor o trastorno bipolar. El padecer alguno de estos trastornos, influye en el empeoramiento de los síntomas de la depresión según la estación.

Vivir lejos del ecuador. El trastorno afectivo estacional parecer ser más frecuente entre personas que viven bien al norte o al sur del ecuador. Puede deberse a una menor cantidad de luz solar durante el invierno y porque los días durante los meses de verano son más largos.

COMPLICACIONES

El trastorno afectivo estacional puede empeorar y dar lugar a problemas si no se trata. Algunos de ellos pueden ser:

  • Retraimiento social.
  • Problemas en la escuela o en el trabajo.
  • Abuso de sustancias.
  • Problemas de ansiedad o trastornos de la alimentación.
  • Pensamientos o conductas suicidas.

El tratamiento puede ayudar a prevenir complicaciones.

¿CÓMO PODEMOS PREVENIR EL TRASTORNO AFECTIVO ESTACIONAL?

El tratamiento del trastorno afectivo estacional puede comprender fototerapia, medicamentos y psicoterapia.

También podemos poner en marcha ciertos hábitos para mejorar los síntomas del Trastorno Afectivo Estacional. Cómo son:

Higiene del sueño

Mantener unos hábitos de sueño saludables, ayuda a evitar trastornos relacionados con los ciclos circadianos:

  • Acostarse y despertarse a la misma hora.
  • Usar filtros de luz azul para nuestros dispositivos electrónicos: la luz azul de los móviles, tablets y ordenadores inhibe la síntesis de la hormona inductora del sueño o “melatonina”.
  • Evitar ver películas o series antes de dormir. El contenido audiovisual produce estimulación cerebral que puede quitar el sueño.
  • No dormir siestas de más de 45 min, podemos alterar los patrones de sueño.
  • No beber alcohol antes de acostarse, disminuye mucho la calidad del sueño.

Ejercicio

El ejercicio físico tiene beneficios a nivel fisiológico y a nivel de nuestra salud mental, teniendo un efecto antidepresivo demostrada. Por tanto, es bueno realizar ejercicio con una periodicidad de 4 a 5 veces por semana y se debe de practicar al menos 2 horas antes de dormir, ya que puede dificultar conciliar el sueño.

Alimentación

Seguir una dieta equilibrada es fundamental. Por ello, es importante aumentar la cantidad de alimentos ricos en triptófano (como las legumbres, frutos secos, lácteos y pescados azules), ya que es el precursor de la serotonina y la melatonina. El magnesio y vitaminas del grupo B (especialmente B6), también son necesarias para el el correcto funcionamiento del sistema nervioso. Es importante consumir legumbres, frutos secos, cereales integrales, plátanos, pescados azules, espinacas y chocolate negro.

Si crees sufrir Trastorno Afectivo Estacional, no ignores ese sentimiento que tienes todos los años. No lo consideres un simple caso de “tristeza invernal” o un “bajón estacional” con el que tienes que lidiar tú solo. Toma medidas para mantener tu estado de ánimo y  motivación estables durante todo el año, desde ALTEA Psicólogos podemos ayudarte en este proceso.

Mª Ángeles Iáñez Velasco

Psicóloga Sanitaria

Déjanos tu comentario

Categorías