Trastornos obsesivos en tiempos de covid. 10 tips para paliar los síntomas obsesivos durante la pandemia

Trastornos obsesivos en tiempos de covid. 10 tips para paliar los síntomas obsesivos durante la pandemia

Angustia, Ansiedad, Consejos Altea, Trastorno de la personalidad obsesivo compulsiva, Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) / 06.03.2021

En un artículo publicado por el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid (con fecha 13/10/2020) nos informan de los siguientes datos con respecto a la salud mental durante la pandemia: “[…] repuntes en lo que respecta a sintomatología ansiosa tanto en mujeres como en hombres (28%/9.5%), principalmente en forma de alteraciones del sueño (30%/13.3%), preocupación o anticipaciones catastrofistas (34.7%/15.2%) y desesperanza (29.3/15.6%). […] Siendo un potente caldo de cultivo para desarrollar sintomatología depresiva en todas sus áreas (29.7/9.9%). […] Todo lo anterior desemboca después, con el inicio del desconfinamiento, en una nueva e imposibilitante sintomatología recogida bajo la etiqueta ”El Síndrome de la Cabaña”.

El Síndrome de la cabaña es el miedo a salir de casa tras haber vivido un largo período de confinamiento
El Síndrome de la cabaña es el miedo a salir de casa tras haber vivido un largo período de confinamiento

Recogiendo esta última etiqueta (la cual tiene mucho de trastornos obsesivos), encontramos que sus síntomas más significativos son:  

  1. Pensamientos catastrofistas sobre el mundo exterior (más allá del hogar).
  2. Preparación y anticipación de un posible plan de acción si “algo malo ocurriese”, lo que podría terminar desembocando en ansiedad anticipatoria.
  3. Pensamientos en bucle (obsesiones) en lo que conlleva al máximo control tanto del entorno como las propias reacciones.
  4. Respuestas fisiológicas y emocionales vinculadas al miedo: taquicardia, sudoración, respiración rápida y superficial, hormigueo de extremidades como manos y pies, nerviosismo generalizado, irritabilidad, dificultades en la conciliación y mantenimiento del sueño.
  5. Conductas en las que prima la evitación de todos aquellos aspectos que probabilicen la aparición de dichas señales: no querer retomar una rutina laboral, evitar el contacto social en las diferentes formas posibles a nivel presencial, reestructurar el día a día (la compra, bajar la basura, pasear al perro, etc.) de forma que no conlleve salir a la calle, cancelar planes previstos con meses de antelación…

La obsesión con la pandemia suele ser la base del resto de trastornos psicológicos sufridos con el covid

Todos estos síntomas bien podrían encajar en trastornos obsesivos y ansiosos como: fobia social, trastornos obsesivo-compulsivo, ansiedad generalizada, agorafobia, hipocondría…

Pero dicha sintomatología, aparentemente establecida en la ansiedad, tiene un sustrato común en los trastornos obsesivos. Dicho de otro modo, las obsesiones son el aspecto nuclear en todo el resto de sintomatología que venimos comentando. Por lo que llegados a este punto cabe definir qué es una obsesión.

Una obsesión es un pensamiento negativo recurrente que no puedes evitar tener
Una obsesión es un pensamiento negativo recurrente que no puedes evitar tener

Según la clasificación diagnóstica DSM-V, una obsesión se define en los siguientes términos: <<Pensamientos, impulsos o imágenes mentales que se repiten constantemente. Estos pensamientos, impulsos o imágenes mentales son indeseados y causan mucha ansiedad o estrés>>. Y añade: <<La persona que tiene estos pensamientos, impulsos o imágenes mentales trata de ignorarlos o de hacer que desaparezcan>>.

Como vemos, el componente de ansiedad o estrés es inherente a la propia definición de obsesión. Por eso, los profesionales de la salud mental sabemos que detrás de casi todo trastorno psicológico (especialmente los que incluyen un componente de ansiedad y estado de ánimo alterado) existe un sustrato que tiene que ver con los trastornos obsesivos.

Siendo así, en la observancia de las decenas de pacientes que pasan por nuestra consulta diariamente, consideramos que del hecho de que las personas se obsesionen más ahora (en pandemia) que antes, se da por las siguientes variables:

Los efectos psicológicos de la pandemia están causando más trastornos obsesivos que antes

Las causas por las que durante la pandemia son más frecuentes los trastornos obsesivos son variadas: situación de excepcionalidad, contacto frecuente con noticias negativas en torno al virus o la incertidumbre son algunas de las demás fuertes.
Las causas por las que durante la pandemia son más frecuentes los trastornos obsesivos son variadas: situación de excepcionalidad, contacto frecuente con noticias negativas en torno al virus o la incertidumbre, son algunas de las demás fuertes.

Sobreinformación: consumir un exceso de información sobre la pandemia genera sensación de incontrolabilidad, uno de los peores estados psicológicos a los que puede enfrentarse una persona, porque genera indefensión (creer que no hay nada que puedas hacer para cambiar la situación).

Pensar mucho en el futuro: genera sensación de incertidumbre constante, lo que también te instala en la indefensión. Simplificando mucho, la ansiedad es la enfermedad de pensar demasiado en el futuro, una dimensión espacio-temporal por definición inexistente y, por lo tanto, fuera de nuestro rango de actuación (o control).

Exceso de tiempo liberado: que no es lo mismo que tener tiempo libre. El tiempo libre es un espacio susceptible de ser llenado con el descanso, la distensión o la diversión de cosas deseables. Sin embargo, tener demasiado tiempo libre puede pervertir dicho espacio. Mal gestionado puede saturarlo de pensamientos y acciones innecesarias, normalmente negativas, incluso autodestructivas.

Reducción de actividades socio-afectivas: no sólo en tanto al contacto social, sino también en cuanto a actividades deportivas, culturales, aficiones… Somos seres sociales, necesitamos relacionarnos con la sociedad en la que vivimos, por lo que no hacerlo a la larga causa malestar.

Las causas de los trastornos obsesivos durante la pandemia tienen que ver con la sobreinformación, pensar excesivamente en el futuro, reducción de actividades o la clausura.

Vivir en clausura: generalmente, al cerebro le sienta muy mal tener acceso a contextos reducidos. Dicho de otro modo, ver todo el rato lo mismo aburre y hastía. Intenta mirar el mismo cuadro durante una hora seguida. Probablemente a los dos minutos ya te hayas aburrido y tu mente quiera pasar a otra cosa. Si te obligaran a permanecer ahí una hora, con la mirada fija, acabarías sintiendo mucha incomodidad. Lo mismo pasa con salir muy poco de casa.

Intromisión: estar con uno mismo puede ser peligroso si no sabemos llenar el espacio interior con cosas interesantes. La dimensión interior tiende al infinito, por lo que si dicha infinitud no la llenamos con cosas útiles, apasionantes, divertidas, interesantes…, y sí con cosas preocupantes, lo que preocupa acabará preocupando tanto que la mente pensará que es real. No te pasa, pero tantas vueltas le das que es como si te pasara, ergo sufres en la misma proporción.

¿Qué soluciones existen para paliar los trastornos obsesivos? 10 tips que pueden ayudarte

  1. Consume información sólo en la medida en que puedas asimilarla.
  2. No estés todo el rato hablando de la pandemia.
  3. Intenta centrar tu mente en el día a día, no en el futuro incierto.
  4. Céntrate en ayudar en tu entorno cercano, te dará sensación de control.
  5. Dale una rutina a tu día, que el desorden no maneje tu cotidianidad.
  6. Llena tu tiempo libre con actividades satisfactorias para ti.
  7. Relaciónate con otras personas guardando las medidas de seguridad.
  8. Sal de casa como parte de tu rutina varias veces al día.
  9. Aparta tu atención de pensamientos catastróficos: lee, escucha música, ve una película…
  10. Practica deporte fuera de casa.

Y muy importante: No olvides que todo, tarde o temprano, terminará pasando. Esto no va a ser infinito. ¡Ánimo!

2 Comentarios

Psicólogos Granada

Muy interesante! Efectivamente, hemos estado viviendo encerrados durante mucho tiempo y desconocemos los peligros actuales que hay en la calle. Cuando no conocemos algo, nos asustamos, pero tenemos que ser fuertes y afrontar esos miedos para superarlos.

    altea

    Efectivamente, debemos aprender a vivir con lo que tenemos, o dicho de otro modo: bailar con la canción que suena. Afrontar es la clave para superar. Gracias por tu comentario.

Déjanos tu comentario

Categorías