En un principio las relaciones del ser humano con los animales se basaban en la utilidad de los animales respecto a los productos que se obtenían de los mismos, cómo incrementar esas producciones y cómo interactuar con ellos mejor para poder alcanzar un mayor rendimiento.

Pero el enfoque actual tiende a dar más énfasis a las actividades recreativas para satisfacer además los aspectos lúdicos de esta relación. Por esta razón la compañía de perros, gatos y caballos ha llegado a ser una parte importante de la dedicación de los estudios de la ciencia animal. Los que se dedican al estudio de los animales deben tener unos conocimientos básicos del comportamiento de los animales de compañía.

El beneficio que los animales pueden aportar al ser humano en general es grande, especialmente en esta sociedad tan desequilibrada e industrializada, y el valor social de los veterinarios y otros estudiosos de los animales puede ser considerado por sus obligaciones tanto hacia los animales de compañía.

psicologos altea animalesLas mascotas también pueden ser unos buenos psicoterapeutas, colaborando como coterapeutas de la patología primaria o secundaria en el hombre, con una base psíquica o motora.

En algunos casos un perro puede ser un valioso colaborador en el tratamiento de problemas psiquiátricos infantiles. En ocasiones los padres han sido informados por algún profesor de la necesidad de tratamiento psiquiátrico de los niños con problemas de comunicación con otros niños o con el profesorado.

Los niños pueden rehusar hablar o a cooperar. En estos casos un perro especialmente amistoso y juguetón puede sacar al niño de su silencio, actuando como desbloqueador de tales situaciones.

En diferentes estudios se indica la importancia del empleo de los animales como ayuda para los niños autistas, partiendo del supuesto de que el juego es el mejor medio de comunicación y que el reino del niño y de los animales es por excelencia el del juego.

Esto puede no resultar en aquellos niños con miedo a los animales, pero una exposición gradual a la presencia de un perrito bueno y dócil mantenido a una distancia suficiente puede ayudar a superar en poco tiempo esa fobia.

Si preguntásemos por qué la gente tiene mascotas podríamos tener todo tipo de respuestas, incluso los que buscan la agresividad en su perro. No obstante la gente adquiere perros por una sensación táctil, empatía, por sentirse responsables sobre el animal, dar y recibir cariño, por tener un vínculo con la naturaleza, por seguridad, narcisismo, exhibicionismo, para tener un compañero de juego o por tener un motivo de charla y reunión con otras personas.