La infancia es una edad decisiva en el desarrollo de un ser humano. Tal y como transcurran los primeros años de vida hasta la adolescencia, los doce años, conformarán en gran medida al adulto que ha de ser en el futuro. Por ese motivo, es fundamental que los padres tomen conciencia de la importancia de su rol como tales y no tengan ningún miedo a la hora de pedir consejo a profesionales, no sólo de la Psicología, si no de las diferentes áreas que afectan a sus hijos durante el crecimiento.

Hay que tener en cuenta que los niños también necesitan, en ocasiones, ayuda de un profesional. De esta manera, se pueden corregir o mejorar muchos trastornos relacionados con sus sentimientos o su lenguaje, entre otros. Esta responsabilidad paterna podría permitir que sus hijos superen aquellos obstáculos que en principio parecen un problema irresoluble. Una gran historia de superación es la del famoso cantante de Hip Hop español Juan Manuel Montilla Macarrón (click para enlace), “El Langui”, afectado por la parálisis cerebral.

A las destrezas como dar el primer paso, sonreír por primera vez y decir adiós con la mano se les conoce como indicadores del desarrollo. Los niños alcanzan estos indicadores en áreas como el juego, el aprendizaje, el habla, la conducta y la movilidad (gatear, caminar, etc.).

Los niños se desarrollan a su propio ritmo por lo que no es posible decir con exactitud cuándo un pequeño aprenderá una determinada destreza. Sin embargo, los indicadores del desarrollo dan una idea general de los cambios que hay que esperar a medida que el niño crece.

Con sólo un añito

altea bebes

Durante el primer año, los bebés aprenden a enfocar la vista, a estirar los brazos para tomar algo, a explorar y a descubrir cosas que están a su alrededor. El desarrollo cognitivo o del cerebro incluye el proceso de aprendizaje de la memoria, el lenguaje, el pensamiento y el razonamiento. Aprender el lenguaje y cómo usarlo es más que balbucir (como “ba-ba”) o decir “ma-má” o “pa-pá”. Escuchar, entender y saber el nombre de personas y cosas también forman parte del desarrollo del lenguaje. Durante esta etapa, los bebés también establecen lazos de cariño y confianza con sus padres y otras personas como parte de su desarrollo social y afectivo. La manera como los padres abrazan, cargan a su bebé y juegan con él definirá la forma en la que el niño interactuará con ellos y con los demás.

Cinco años: edad preescolar. ¡Qué grande ya!

A medida que los niños entran en la primera infancia, su mundo comienza a expandirse. Se hacen más independientes y comienzan a prestar más atención a los adultos y niños que no son de la familia. Quieren explorar y preguntar más sobre las cosas a su alrededor. Su interacción con familiares y aquellos que los rodean les ayudan a moldear su personalidad y a definir sus propias maneras de pensar y actuar. En esta etapa, los niños deben poder andar en triciclo, cortar con tijeras de seguridad, diferenciar a los niños de las niñas, comenzar a vestirse y desvestirse solos, jugar con otros niños, recordar partes de los cuentos y cantar una canción.

La niñez mediana, de 6 a 11 años

altea chicaLa niñez mediana es una etapa de muchos cambios en la vida de un niño. Para ahora los niños ya pueden vestirse solos, atrapar una pelota más fácilmente solamente usando las manos y amarrarse los zapatos. Se vuelve más importante para ellos ser un poco más independientes de la familia. Acontecimientos como comenzar a ir a la escuela hacen que estos niños entren en contacto permanente con el mundo exterior. Las amistades empiezan a ser más importantes. Se adquieren rápidamente destrezas físicas, sociales y mentales. Es fundamental que en este periodo el niño aprenda a desenvolverse en todas las áreas de la vida, como en las relaciones con los amigos, las tareas escolares y el deporte.

A esta edad su hijo ya muestra claras señales de una mayor independencia de la familia y un mayor interés en los amigos. Tener relaciones amistosas sanas es muy importante para el desarrollo de su hijo; sin embargo, la presión de otros niños de su edad puede ser muy fuerte en este periodo. Los niños que se sienten bien consigo mismos pueden resistir más a las presiones negativas de sus compañeros y tomar mejores decisiones. En este periodo de su vida, cuando ganan más independencia, es importante que los niños adquieran el sentido de la responsabilidad. También podrían comenzar los cambios físicos de la pubertad, especialmente en las niñas. Otro cambio significativo para el cual los niños deben prepararse a esta edad es el comienzo de la escuela secundaria o media