El lenguaje es una función superior de nuestro cerebro. Es, por tanto, una adquisición específica de la especie humana, siendo su expresión más habitual el lenguaje oral, aunque éste no es la única forma de manifestarse.
Según la teoría de Noam Chomsky, existe una gramática universal que forma parte del patrimonio genético de los seres humanos. Es decir, los seres humanos venimos al mundo dotados con una capacidad innata, codificada en nuestros genes y que constituyen un patrón lingüístico básico y universal. Se trata de la base sobre la que se construye y amolda cualquier lengua.
Esta capacidad singular es propia de la especie humana y el uso corriente del lenguaje evidencia las enormes posibilidades del potencial creativo de la humanidad.

Para la mayoría de los bebés y niños, el lenguaje se desarrolla de manera natural comenzando en el nacimiento. Para desarrollar el lenguaje, un niño debe ser capaz de oír, ver, entender y recordar. Los niños también deben tener la capacidad física para formar el discurso.

Hasta 1 de cada 20 niños tiene síntomas de un trastorno del lenguaje. Cuando la causa se desconoce, se denomina trastorno del desarrollo del lenguaje.

Altea lenguaje portadaLos problemas con las habilidades lingüísticas receptivas comienzan generalmente antes de los cuatro años de edad. Algunos trastornos del lenguaje mixtos son ocasionados por una lesión cerebral. Estas afecciones algunas veces se diagnostican de manera errónea como trastornos del desarrollo.

Los trastornos del lenguaje son diferentes al retraso en el lenguaje. Con este último, el niño desarrolla el habla y el lenguaje de la misma manera que otros niños, pero posteriormente. En los trastornos del lenguaje, el habla y el lenguaje no se desarrollan normalmente. El niño puede tener algunas habilidades del lenguaje, pero no otras; o la manera como estas habilidades se desarrollan será diferente de lo normal.

Alteraciones del lenguaje

Altea lenguajeEl lenguaje es un sistema complejo, estructurado y simbólico que comprende diferentes subsistemas. Así contiene un sistema de sonidos o fonología; reglas para la formación de palabras, o morfología; un sistema de vocabulario y significado, léxico y semántica, respectivamente; normas para la formación de oraciones o sintaxis; y reglas sobre cómo utilizar el lenguaje adecuadamente en contextos sociales, o pragmática.

Cuando el desarrollo del lenguaje no sigue el patrón previsto, o se producen déficits significativos en cualquiera de los subsistemas anteriores, podemos encontrarnos delante un trastorno del lenguaje.

Un niño con trastorno del lenguaje puede tener uno o dos de los síntomas de la lista de abajo o muchos de los síntomas y pueden ir de leves a graves.

Los niños con un trastorno del lenguaje receptivo tienen dificultad para entender el lenguaje. Ellos pueden tener:

  • Dificultad para entender lo que otras personas han dicho.
  • Problemas para seguir instrucciones que se les dicen.
  • Problemas para organizar sus pensamientos.

Los niños con un trastorno del lenguaje expresivo tienen problemas con el uso del lenguaje para expresar lo que están pensando o necesitan. Estos niños pueden:

  • Tener dificultad para juntar las palabras en oraciones o sus oraciones pueden ser simples y cortas y el orden de las palabras puede estar errado.
  • Tener dificultad para encontrar las palabras correctas al hablar y con frecuencia usar muletillas como “um”.
  • Tener un vocabulario que está por debajo del nivel de otros niños de la misma edad.
  • Dejar palabras por fuera de las oraciones al hablar.
  • Usar ciertas frases una y otra vez, y repetir (eco) partes o todas las preguntas.
  • Emplear tiempos (pasado, presente, futuro) inadecuadamente.

Debido a sus problemas del lenguaje, estos niños pueden tener dificultad en ambientes sociales. A veces, los trastornos del lenguaje pueden ser parte de la causa de problemas conductuales serios.

¿Cuándo debo acudir a un especialista?

Los padres preocupados respecto de que el habla o el lenguaje de su hijo está retrasado deben consultar a un médico de atención primaria. Pregunte respecto a una remisión a un terapeuta del lenguaje o logopeda.

Los niños a quienes se les diagnostique esta afección posiblemente necesiten que los vea un neurólogo o un especialista en el desarrollo infantil para determinar si la causa se puede tratar.

Llame al pediatra si observa los siguientes signos de que su hijo no entiende bien el lenguaje:

  • A los 15 meses, no mira ni señala hacia 5 a 10 personas u objetos cuando uno de los padres o el cuidador se los señala.
  • A los 18 meses, no sigue instrucciones simples, como “ponte tu chaqueta”.
  • A los 24 meses, no es capaz de apuntar hacia una imagen o hacia una parte del cuerpo cuando se la nombran.
  • A los 30 meses, no responde fuerte o cabeceando o moviendo la cabeza y haciendo preguntas.
  • A los 36 meses, no sigue instrucciones de dos pasos y no entiende palabras de acción.

Igualmente, consulte si nota estos signos de que su hijo no utiliza o expresa el lenguaje bien:

  • A los 15 meses, no está utilizando tres palabras.
  • A los 18 meses, no está diciendo “mamá”, “papá” ni otros nombres.
  • A los 24 meses, no está usando al menos 25 palabras.
  • A los 30 meses, no está usando frases de dos palabras, incluso frases que tengan un sustantivo y un verbo.
  • A los 36 meses, no tiene un vocabulario de al menos 200 palabras, no está solicitando elementos por el nombre, repite exactamente las preguntas dichas por otros, el lenguaje ha retrocedido (ha empeorado) o no está usando oraciones completas.
  • A los 48 meses, con frecuencia usa palabras incorrectamente o emplea una palabra similar o conexa en lugar de la palabra correcta.