El trastorno Obsesivo-compulsivo (en adelante TOC) es un desorden psicológico caracteriza por la presencia de obsesiones y/o compulsiones. Definimos las obsesiones como pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes y persistentes no deseadas. La persona intenta ignorar o suprimir estos pensamientos, impulsos o imágenes, o neutralizarlos con algún otro pensamiento o acto (compulsión), aunque generalmente no lo consigue, convirtiéndose en un foco de fuerte ansiedad, depresión y mucho estrés.

Por su parte, las compulsiones se definen como comportamientos o actos mentales repetitivos que la persona realiza como respuesta a una obsesión o de acuerdo a unas reglas que ha de aplicar de manera rígida (por supuesto, dichas reglas no tienen por qué responder –y a menudo no lo hacen- a un criterio racional). El objetivo de los comportamientos o actos mentales es prevenir o disminuir la ansiedad o el malestar, o evitar algún suceso o situación temida.

En el film de Vicente Villanueva se recogen muy bien algunos tipos de TOC

En el film de Vicente Villanueva se recogen muy bien algunos tipos de TOC

Dada esta breve introducción, hay mucha información acerca de este trastorno, por lo que nos gustaría ofreceros algo diferente. Es por eso que hemos elegido la película TOC-TOC para analizar a sus personajes y, a través de ellos, los diferentes tipos de TOC que existen.

En el film, un grupo de pacientes coincide en la consulta de un eminente psiquiatra y casi todos (excepto uno) padecen algún tipo de TOC. El psiquiatra que debe atenderlos se retrasa, así es que tendrán que esperarle intentando mantener a raya sus manías, impulsos, compulsiones, obsesiones y rituales. Así, encontramos a los siguientes personajes:

El actor Paco León interpreta a un TOC de tipo contador

El actor Paco León interpreta a un simpático taxista que padece un TOC de tipo contador

Paco León: interpreta a un inteligente taxista cuya obsesión es contar. A este tipo de TOC se le llama numeral. Las personas que lo padecen están constantemente buscando sentido a los números que les rodean; sumándolos, restándolos, cambiándolos hasta que les da un número significativo para ellos.

 

 

 

La actriz interpreta a una mujer de mediana edad que sufre un TOC de tipo verificador, supersticioso.

La actriz interpreta a una mujer de mediana edad que sufre un TOC de tipo verificador, supersticioso.

Rossy de Palma: el personaje que interpreta esta carismática actriz es una mujer de mediana edad obsesionada con rezar y con unas estrictas normas morales que no se puede saltar bajo ningún concepto. En este divertido personaje, Rossy de Palma combina el clásico TOC verificador con el tipo supersticioso y el repetidor. Todo un cóctel interesante.

Así, el TOC verificador se caracteriza porque la persona debe inspeccionar constante y excesivamente, con el propósito de evitar que ocurra una determinada catástrofe. Se ven obligados a comprobar los objetos: cerraduras, electrodomésticos, cajones, puertas y aparatos eléctricos para asegurarse de que están cerrados, con seguro o apagados. Viven con un temor excesivo a que ocurra algo.

Por su parte, en el TOC supersticioso la persona cree firmemente en que algo malo puede pasar si no hace algo concreto. Es por eso que establecen todo tipo de rituales para  prevenirse de aquel mal que generalmente va a venir dado por un ser sobrenatural (Dios, el demonio o cualquier tipo de ente perteneciente al ideario colectivo religioso y supersticioso). Estas creencias llevan también a esta persona a la repetición, ya que constantemente está santiguándose y rezando para evitar aquellos males.

La actriz interpreta a una analista de un laboratorio químico con un TOC tipo limpiador

La actriz interpreta a una analista de un laboratorio químico con un TOC tipo limpiador

Alexandra Jiménez: esta joven actriz interpreta uno de los TOC más comúnmente conocidos: el TOC limpiador. Las personas que padecen TOC limpiador o lavador tienen obsesiones relacionadas con la contaminación o el contagio de determinadas enfermedades a través del contacto (aunque sea mínimo) con objetos y personas. Como en la película, con frecuencia suelen usar guantes y desinfectantes, lavan y limpian sus manos constantemente, así como la ropa y la limpieza general de la casa hasta la saciedad.

Adrián Lastra interpreta a un simpático joven que no puede pisar ninguna línea del suelo y que, además, debe dejarlo todo bajo un escrupuloso orden.

Adrián Lastra (izquierda) interpreta a un simpático joven que no puede pisar ninguna línea del suelo y que, además, debe dejarlo todo bajo un escrupuloso orden.

Adrián Lastra: este actor interpreta a un chico joven y muy divertido de carácter, que necesita que todo esté perfecto. El tipo de TOC que padecería sería el TOC ordenador, personas que exigen que las cosas que les rodean estén dispuestas de acuerdo con determinadas pautas rígidas, incluyendo distribuciones simétricas. Así, no se permite pisar ninguna línea del suelo y todos los objetos deben estar perfectamente colocados según sus estrictas y rígidas reglas personales.

 

 

La actriz interpreta a una tímida y nada habladora joven que cuando abre la boca debe repetir dos veces todo lo que dice

La actriz interpreta a una tímida y nada habladora joven que cuando abre la boca debe repetir dos veces todo lo que dice

Nuria Herrero: la actriz interpreta a una chica joven que al principio no habla y es muy tímida. Podríamos definir su tipo de TOC como un repetidor, ya que su personaje se ve obligado a repetir dos veces cada cosa que dice, aunque sea un discurso largo, lo cual produce muchas situaciones irrisorias durante la película. Además, representa el clásico perfil dubitativo e indeciso tan típico en las personas que padecen TOC.

 

 

 

 

Óscar Martínez interpreta a un hombre de mediana edad afectado por el SÍndrome de la Tourette

Óscar Martínez interpreta a un hombre de mediana edad afectado por el SÍndrome de la Tourette

Óscar Martínez: este personaje no representa ningún TOC, sino el muy conocido Síndrome de la Tourette. No puede evitar repetir en voz alta obscenidades y palabras de contenido sexual y, en general, que representan un tabú en el ideario colectivo.

 

 

 

 

Como puede entenderse, durante toda la película se dan muchas situaciones cómicas, protagonizadas por las obsesiones, compulsiones y rituales de todo un elenco de personas que hacen lo que pueden por controlar sus síntomas obsesivo-compulsivos.

No obstante, además de los tipos de TOC comentados, existen otros. Los más comunes:

Verificadores somáticos e hipocondríacos: intrusiones obsesivas persistentes en relación a su salud; temor a desarrollar una enfermedad amenazante para la vida. Verifican diversas funciones corporales, como la frecuencia cardíaca, ritmo de la respiración, temperatura corporal o diversos aspectos de su imagen corporal o anatómica.

Acumuladores: coleccionan objetos insignificantes, de los que no pueden desprenderse.

Ritualizadores mentales: acostumbran a apelar a pensamientos o imágenes repetitivos, llamados compulsiones mentales, con el objeto de contrarrestar su ansiedad provocadora de ideas o imágenes, que constituyen las obsesiones.

Filosofales: con tendencias algo inciertas. Viven en un proceso metafísico del que no pueden desprenderse.

Preguntador compulsivo: la persona tiene la necesidad de estar continuamente preguntándose a sí misma o a los demás sobre cualquier cosa por nimia, trivial o absurda que sea.

Atormentados y obsesivos puros: experimentan pensamientos negativos reiterados, que resultan incontrolables y bastante perturbadores. No obstante, a diferencia de quienes sufren los demás tipos de TOC, no se entregan a comportamientos reiterativos de tipo físico (sin compulsiones), sino a procesos reiterativos únicamente mentales.

Perfeccionistas: autoexigentes, se preocupan por detalles menores e irrelevantes; necesidad imperiosa de hacer las tareas perfectas; necesidad extrema por saber o recordar cosas que pueden ser muy triviales; mantener en un perfecto orden las cosas.

La OMS incluye el TOC entre las 20 primeras enfermedades discapacitantes, con una prevalencia del 0,8 % en los adultos y del 0,25 % en niños y adolescentes, y entre las 5 enfermedades psiquiátricas más comunes.

La OMS incluye el TOC entre las 20 primeras enfermedades discapacitantes, con una prevalencia del 0,8 % en los adultos y del 0,25 % en niños y adolescentes, y entre las 5 enfermedades psiquiátricas más comunes.

Con todo, si quieres saber más sobre el TOC, también puedes ver la película Mejor Imposible, protagonizada por el gran Jack Nicholson. Aparte de echar un buen rato, en esta película podrás ver en todo su apogeo a un introvertido escritor que padece TOC, perfectamente representado en algunas de sus variables.

Alfonso García-Donas.

Psicólogo