el camino por el desierto

el camino por el desierto

Duelo / 19.07.2018
Metafóricamente, el duelo es ese paso por el desierto que la persona debe hacer hasta llegar al oasis, donde poder aceptar una pérdida fuerte e inesperada

Metafóricamente, el duelo es ese paso por el desierto que la persona debe hacer hasta llegar al oasis, donde poder aceptar una pérdida fuerte e inesperada

El duelo es ese proceso psicológico que una persona debe pasar cuando se enfrenta a alguna pérdida grande. Cuando dicha pérdida (material o humana) es inesperada y de corte dramático, el duelo puede alargarse (ya que a la persona le cuesta asimilar la pérdida de forma repentina y virulenta) e incluso enquistarse y no acabar de pasarlo nunca. Cuando esto pasa, la persona se ve sometida a grandes dosis de estrés, tristeza desmedida e incluso ansiedad, porque algo que no está resuelto sigue dando vueltas en su cabeza (a veces incluso de manera inconsciente). 

Metafóricamente, el duelo sería como el paso por el desierto hasta encontrar un oasis en el que volver a recomponerse. En el paso por este desierto, son varios los autores que han descrito las distintas fases por las que atraviesa una persona para poder atravesar un duelo. Estas fases pasan por sentir fuertemente la tristeza, la ira, la negación y otro tipo de emociones que la persona puede no asimilar de forma adaptativa.

Por eso es importante trabajar de manera profesional un duelo que ha quedado enquistado en la mente de una persona, para liberar todo el dolor provocado por una situación traumática y no elegida, y para poder dejar ir aquellos eventos dolorosos del pasado que hoy representan una carga que pesa demasiado y no permite avanzar, generando así una nueva identidad sin lo que ya no está.  

Trabajar un duelo y expulsar todo el dolor interior, al final, significa volver a conquistar la libertad que nos fue arrebatada sin que tuviésemos elección.   

TAGS:

Déjanos tu comentario

Categorías