«GHOSTING»

«GHOSTING»

Adolescencia, Adultos, Autoestima, Sin categoría / 09.07.2021

Ghosting: la nueva moda de terminar con una relación.

El Ghosting es una acción a través de la cual una persona desaparece de tu vida repentinamente, como si fuera un fantasma.
El Ghosting es una acción a través de la cual una persona desaparece de tu vida repentinamente, como si fuera un fantasma.

¿Alguien se ha esfumado de tu vida de repente sin dejar rastro? ¿Por qué algunas personas desaparecen sin explicaciones y sin motivo alguno? ¿Por qué actúan de este modo? ¿Te ignoran sistemáticamente? Si tu respuesta es “Sí” quizás estés sufriendo “Ghosting”.

¿Qué es el ghosting?

Con el término ghosting nos referimos a cuando una persona con la que estabas manteniendo un contacto o relación, que suele ser a través de chat o redes sociales, deja de hablarte y desaparece de tu vida repentinamente, como si fuera un fantasma, simplemente desaparece sin más.

Este efecto “fantasma”, puede comenzar ante un mensaje o una llamada por la que no obtienes respuesta. La persona desaparece de tu vida como si nunca hubiera existido. Puede comenzar por con monosílabos, pasando posteriormente a no contestar whassap, mensajes o llamadas, durante mucho tiempo hasta que deja de haber una respuesta total.

Este proceso de “olvido” produce un gran sufrimiento a quien lo está padeciendo, ya que de alguna manera existe una vinculación, bien amorosa o de amistad, con quien le está ignorando. El ghosting implica un rechazo de una forma muy cruel. Quienes hacen ghosting sólo ven una solución para enfrentarse a sus decisiones y sus emociones, y es a través de adoptar una actitud fantasmagórica.

Según un estudio del ‘Journal of Social and Personal Relationship’, un 25 % de las personas afirman haber sido víctimas del ‘ghosting’, mientras que un 21 % confiesa haberlo practicado.

Existen muchas formas de acabar una relación, pero si el ghosting comienza a ser algo tan común quizá se deba a que la tecnología también ha cambiado la forma en que nos vinculamos los unos con los otros. El anonimato favorece conductas que nunca tendríamos cara a cara.

¿Qué motivos llevan a una persona a hacer ghosting?

1. Pobre gestión emocional.

Muchas personas recurren al ghosting por no saber cómo manejar sus emociones, los problemas y evitar un conflicto. Una forma cobarde de no admitir que no se quiere seguir en esa relación o amistad, es dejando que esta se enfríe y actuar como si no hubiera ocurrido nada.

2. Vergüenza.

La baja autoestima y la vergüenza pueden estar influyendo directamente en la práctica del ghosting. Tanto es así, que esto puede hacer que estas personas practiquen el ghosting con aquellas personas que intentan acercarse a ellos.

3. Ritmo de vida.

Son personas tan ocupadas que no se toman el tiempo suficiente para priorizarte. Practican ghosting con la gente para anteponer temas o motivos que les hacen estar tan ocupados que llegan a olvidar responderte, y cuando quieren hacerlo ya ha pasado tanto tiempo que la vergüenza les hace dejar las cosas así.

4. Manipulación.

También nos podemos encontrar con personas que realmente no están interesadas en comprometerse en una relación formal, y desaparecen de un día para otro.  Son personas manipuladoras a las que les gusta reforzar su ego a través del juego de la seducción, sin pensar en los sentimientos de los demás.

5. Depresión.

En muchas ocasiones las personas que no paran de ghostear lo hacen porque no se sienten capaces de hacer frente a su propia vida. Ante una depresión mucha gente se aísla, no por no querer a las personas, sino por una incapacidad psicológica de reaccionar de forma adecuada ante determinadas situaciones. Encontrando en el ghosting un aliado.

6. Establecer límites.

Algunas personas encuentran en el ghosting la forma perfecta de poner límites a aquellas personas que, de alguna manera, tienen cierta dependencia emocional de ellos. A través de estas acciones se intenta poner un límite a la persona que está sobrepasando la línea.

7. Conducta evitativa.

Muchas personas tienen problemas cuando una relación se vuelve más íntima, pues evitan que se les conozca por completo de manera emocional. ‍El ghosting es una forma de desaparecer para no enfrentarse a estas situaciones.

¿Qué puedo hacer ante el ghosting?

Es importante gestionar las emociones que nos surgen al sufrir ghosting. Cada caso de ghosting es diferente, y muchas veces importa más el tipo de relación que teníamos con la persona que nos ha dejado de hablar, que el hecho en sí de que nos esté ignorando.

Ghosting ¿Qué ha pasado?
Ghosting ¿Qué ha pasado?

Debemos enfrentarnos a él de forma racional. Para ello podemos seguir estos consejos:

Valora vuestro vínculo afectivo.

Saber distinguir entre amigos y conocidos en las redes sociales es fundamental.

Es importante plantearse si hay algún motivo por el que tiene sentido que te sientas mal. Quizás no es necesario que esa persona mantenga conversaciones habituales contigo, no tanto por quién eres, sino porque te conoce poco y la relación no ha ido a más.

Afronta lo ocurrido.

Es importante aceptar que esa persona ha decidido desaparecer de tu vida por la razón que sea. Aceptar que eso ha ocurrido es lo principal, incluso más importante que saber por qué lo ha hecho. No podemos dejar que ese daño emocional mine nuestra autoestima.

Permítete sentir.

Permítete sentir, estar triste es lógico en esta situación. Tómate el tiempo que necesites para afrontar tus sentimientos frente a la pérdida.

No te culpes.

Una de las características principales del ghosting es la ambigüedad, no suelen estar claros los motivos por los que una persona deja de contactar con nosotros. Lo cual a su vez indica que no hay motivos claros, y por consiguiente tú no tienes la culpa de eso.

La realidad es que en la mayoría de los casos ignorar a alguien es una manera de no afrontar los sentimientos y emociones de una persona.

No alimentes el enfado.

Si vivimos preocupados y enfadados por este tema, solo conseguiremos que aparezcan pensamientos obsesivos alrededor del mismo. No lo permitas. Simplemente, no inviertas más tiempo preocupándote por ello. Tu tiempo es oro, inviértelo en algo constructivo.

No contactes con esa persona.

El ghosting es una manera muy radical de rechazar a una persona, no busques una explicación. Su actitud nos indica que no quiere saber nada de nosotros por lo tanto esa persona no era para tí.

Ten claro que lo importante eres tú.

En el momento en el que sabes que una persona te ha hecho ghosting de manera deliberada, debes tener claro que en lo relativo a este tema lo importante eres tú y como te sientes.

Ante el ghosting, puedes asumir que esa persona ha desaparecido para ti, y si la otra persona quiere retomar el contacto, es legítimo negarse a ello, por lo que tampoco deberías preocuparte por lo que el otro pueda pensar si dejas de intentar hablar con él.

Invierte tu tiempo en cosas que te hagan feliz.

Disfruta del presente y deja atrás los pensamientos negativos que te pueden venir a la mente. Para que el ghosting no te afecte, es esencial volcarte en tus hobbies y todo aquello que te apasione.

Cuidado con el enfado

Investigaciones han señalado que recurrir a los básicos como comer bien, dormir lo necesario y hacer deporte es algo muy importante que nos ayuda a gestionar el dolor, incluido el de las amistades y relaciones amorosas «fantamagóricas» en este caso. El yoga, la meditación y el mindfulness reducen la producción de hormonas del estrés en el cuerpo y pueden llegar a cambiar incluso algunas conexiones neuronales relacionadas con el dolor.

Atiende tu parte emocional

Recuerda que tú eres lo más importante. El ghosting se está convirtiendo en algo bastante frecuente debido a la cantidad de aplicaciones que tenemos para hablar y conocer a otras personas. Si crees que este rechazo te ha afectado más de lo que desearías, puedes contar con la ayuda de un profesional de la Psicología.

Por último, reflexionar sobre el hecho de que ignorar o hacer ghosting a una persona que no queremos en nuestra vida, debería ser algo que todos tendríamos que evitar. Aprender a comunicarnos con los demás, gestionar nuestras emociones y expresar lo que realmente queremos de forma asertiva son las mejores herramientas para mantener relaciones sanas.

Mª Ángeles Iáñez Velasco.

Psicóloga General Sanitaria.

TAGS:

Déjanos tu comentario

Categorías