Vuelta al cole: ansiedad e incertidumbre

Vuelta al cole: ansiedad e incertidumbre

Ansiedad infantil, Consejos Altea, Inseguridad, Orientación familiar / 02.09.2020

La vuelta al cole nunca fue un asunto tan complicado como lo es ahora. Veamos algunas claves importantes.

Este año muchos niños están sintiendo ansiedad ante la vuelta al cole. En las últimas semanas esta inquietud es un sentir generalizado entre las familias que se preguntan si es seguro para sus hijos dadas las estadísticas de contagios por covid19.

La vuelta al cole nunca fue tan complicada. ante la presencia del covid-19 existe un exceso de incertidumbre e inquietud por parte de padres, profesores y alumnos
La vuelta al cole nunca fue tan complicada. ante la presencia del covid-19 existe un exceso de incertidumbre e inquietud por parte de padres, profesores y alumnos

¿Cómo aprender a manejarnos en estas situaciones para mantener a raya la ansiedad y liderar el estado anímico de nuestros hijos?

El primer paso en comprender qué ocurre. Sabemos que entender por qué nuestros hijos tienen ansiedad ante la vuelta al cole nos permitirá un mapa más claro sobre el que actuar. 

Pero… ¿Por qué los niños tienen ansiedad ante la vuelta al cole?

Los niños necesitan la seguridad de los adultos para sentirse tranquilos ante situaciones nuevas. Y este año ha sido muy extraño para todos. El confinamiento supuso un cambio drástico en nuestras rutinas, un distanciamiento social, la interrupción del aprendizaje en el contexto escolar y una cotidianidad regida por las mascarillas. Además, el lavado de manos, la ausencia de abrazos y contacto físico, así como la alerta de un peligro invisible que no deja de manifestarse en unas estadísticas que asustan, hace que todo el mundo adulto se sienta más inseguro de lo normal.

 Así, en este contexto los niños dejaron las aulas y volvieron a sus hogares como medida de protección. Allí quedaron en suspensión muchos de los procesos que en ellos se habían activado para el aprendizaje, la independencia, la socialización y en definitiva para el crecimiento adaptativo. Unos con un progresa adecuadamente y otros en una situación de necesidad resolutoria (dificultades de aprendizaje, bullying, etc.) que el confinamiento alivió momentáneamente por la evitación. Pero ahora hay que volver. Especialmente para estos últimos, la vuelta al cole puede ser muy costosa.

En general, la vuelta al cole es algo costoso para los niños. Especialmente para los niños que tienen algún tipo de dificultad en el colegio (de aprendizaje, de relaciones sociales, bullying...). Hoy, además, la situación se ve agravada por la presencia del covid en nuestras vidas.
En general, la vuelta al cole es algo costoso para los niños. Especialmente para los niños que tienen algún tipo de dificultad en el colegio (de aprendizaje, de relaciones sociales, bullying…). Hoy, además, la situación se ve agravada por la presencia del covid en nuestras vidas y toda la incertidumbre que ello conlleva.

Y es que los inicios de curso siempre ponen a los niños en una expectativa nerviosa: el cambio de rutina del verano, la vuelta a las responsabilidades, la incertidumbre respecto a sus capacidades en el nuevo curso, el agrado o no del profesorado, la compatibilidad con el grupo clase, la posibilidad o no de amigos, etc. Pero este año las circunstancias van a poner a examen una capacidad adaptativa mayor en nuestros hijos.

¿Cuáles son los disparadores de ansiedad en esta vuelta al cole?

Junto a la incertidumbre y el miedo que los niños observan en los adultos, los comentarios familiares y en los medios de comunicación, se le suma el desconocimiento sobre la logística, horarios y medidas que se adoptarán en cada centro. Además, se añade lo imprevisible en la incorporación presencial o no, las condiciones para interactuar con los compañeros, etc.

Entonces, sabemos que los cambios en general generan estrés. Pero los cambios que conllevan gestionar grandes dosis de incertidumbre e improvisación generan angustia, sobre todo en los más pequeños.

Los niños nos hablan de sus miedos ante la vuelta al cole:

¿Podré tener amigos? ¿Cómo voy a jugar con mis amigos si no podemos compartir objetos y debemos estar a distancia?

Siempre he sido tímido/a y ahora no sé si alguien se me acercará o pasarán de mí

¿Me agobiaré con la mascarilla?

¿Se volverán a suspender las clases y me quedo retrasado? ¿Y si tenemos que seguir clases online y yo no sé?

Que haré si mis padres tienen que trabajar y no pueden ayudarme con las clases online?

¿Con quién me quedaré en casa cuando trabajen? ¿Tal vez puedo contagiar a mis abuelos o a mis familiares?

¿Qué pasará si mis padres no vuelven a trabajar, de qué viviremos?

¿Y si me muero o se muere alguien de mi familia?

Y SI, Y SI, Y SI…

La ansiedad es la respuesta ante la anticipación de un acontecimiento sobre el que se rumian circunstancias negativas.
La ansiedad es la respuesta ante la anticipación de un acontecimiento sobre el que se rumian circunstancias negativas. Tal es la circunstancia actual para muchos niños ante la vuelta al cole.

Para desarrollarse los niños necesitan aprender en entornos seguros y sin miedo. La ansiedad bloquea sus capacidades cognitivas y de autonomía. Los niños necesitan socializarse, el miedo los vuelve inhibidos, inseguros emocionalmente y merma sus habilidades relacionales, de integración y vinculación con los iguales.

Como padres, ¿qué podemos hacer?

Es difícil ofrecer tranquilidad cuando uno está intranquilo. Así pues, el primer paso es despejar todas nuestras dudas para cambiar incertidumbres por certezas. Para ello:

Más que seguir los rumores que van y vienen en los grupos de Whatsapp, y que añaden confusión, acuda a las fuentes de información. Es decir, acuda directamete al colegio de sus hijos. Conocer las medidas que adoptaran para que el entorno escolar sea lo más seguro posible, hará que usted esté más tranquilo

Asista a la reunión del colegio previa al inicio de clase. Haga una lista de dudas y plantéelas al profesorado y a la dirección del centro ese día.

EJ: cómo será la entrada y la recogida, protocolos de prevención de uso de espacios, si han de llevar material propio marcado para uso individual, si se va a hacer uso o no de mascarilla en clase o en los desplazamientos, repuesto o no de mascarilla; si los espacios de patio serán sectorizados para cada grupo de clase o compartidos, los servicios, las clases de gimnasia, las clases de apoyo, el comedor, si deberán llevar su propia botella de agua etc.

Mientras más certezas tengamos acerca de cómo va a suceder todo en el cole, más seguridad transmitiremos a nuestros hijos
Mientras más certezas tengamos acerca de cómo va a suceder todo en el cole, más seguridad transmitiremos a nuestros hijos

Contacte con su maestro para conocerlo, transmitirle la información que considere importante sobre su hijo y que pueda sentirlo como una figura de vinculo seguro.

Haga sugerencias que considere oportunas. Por ejemplo: que el profesor les envíe un vídeo presentándose, presentando el espacio clase y contándoles con calma, afecto e ilusión las reglas de clase como parte del aprendizaje al igual que lo hacen para otras materias. Que les aseguren que están para atenderles en sus necesidades y para enseñarles.

Relaciónese con el grupo de padres que normalmente frecuenta y cuyos hijos forman una “red-burbuja de contactos estable”. Aunque guardemos las medidas de seguridad social todos necesitamos vínculos relacionales de pertenencia afectiva. El grupo protege la sensación de vulnerabilidad del individuo.

Converse sobre aquello que le preocupa, pero no se deje llevar por el “dramatismo”. El cerebro se programa con el lenguaje que utilizamos para hablar y pensar sobre las cosas.

Pare el generador de los “Y si…” ,que es el generador fundamental de los estados de ansiedad desadaptativa. Cierta previsión está bien, querer tener controladas todas las circunstancias posibles en todos los escenarios posibles a priori es imposible, debilita y no resuelve.

¿Qué hacer con su hijo/a?

Dígale que eso que le ocurre es normal. Indica que su mente y su cuerpo funcionan bien y que están dando las señales adecuadas para que sean atendidas. Enséñele que es natural sentirse así y que también sus profesores y amigos se sienten nerviosos en esta situación. QUE ESTÁN JUNTOS en esto. Padres, profesores y niños forman un equipo.

Transmitir una impresión negativa de lo que supone la vuelta al cole no les ayudara. Por tanto, facilítele las cosas, tenga paciencia y no entre a lidiar con todas sus protestas, solo necesita “echar fuera” su malestar.

Como padres debemos estar todo lo informados que podamos de las medidas de seguridad tomadas por el colegio. Así reduciremos nuestra incertidumbre y la de nuestros hijos.
Como padres debemos estar todo lo informados que podamos de las medidas de seguridad y protocolos de actuación tomados por el colegio. Así transmitiremos seguridad a la hora de recudir el estrés y la incertidumbre de nuestros hijos ante la vuelta al cole.

Hable con su hijo de una forma calmada y descubra cuáles son sus miedos. Saber cuáles son los miedos concretos hace que se pueda trabajar sobre ellos.

Escuche y encuentre algunas soluciones para lo que su hijo teme, de forma que el problema con perspectiva de resolución baje la magnitud de su amenaza.

Vaya anticipándole todo lo que ya sepa respecto a la logística y funcionamiento del colegio, su grupo, profesores, etc.

Haga que sus hijos contacten de forma segura con sus amigos en estos días previos al inicio del cole. Esto les hará ir más confiados si saben que se encontrarán con caras familiares que se alegren de verles.

Con los más pequeños, juegue en casa a simular las pautas que nos han indicado en el colegio y también con sus muñecos para observar cómo han interiorizado las normas. Es importante que no olvide usar tonos tranquilos.

Seleccione todos los días las mejores noticias del mundo, de su ciudad y de su casa y compártalas. Incluso en estas circunstancias ocurren muchas cosas cada día por las que estar agradecidos y suponen un oasis para nuestra mente y nuestro espíritu.

Sonría, sonría mucho. Múltiples estudios científicos demuestran que sonreir libera endorfinas, serotonina y otros analgésicos naturales que produce nuestro cuerpo. También la sonrisa reduce la producción de hormonas como la adrenalina, cortisol y dopamina causantes del estrés. Ponga pues un ambiente distendido en casa, consuman actividades de humor y ofrezca los beneficios de la risa a sus hijos.

Apórtelle a sus hijos el optimismo que tal vez le falten ante la falta de seguridad y la incertidumbre vivida por la vuelta al cole
Apórtele a sus hijos el optimismo que tal vez les falte ante la inseguridad e incertidumbre vivida por la vuelta al cole

Este año la asignatura más importante que aprender y enseñar a los hijos es cómo ser capaces de adaptarnos y priorizar la cosas que realmente importan en la vida.

Julia Sáez Gázquez

Psicóloga clínica infantil

Déjanos tu comentario

Categorías