GUÍA PARA LA PREVENCIÓN DEL MIEDO Y LA ANSIEDAD EN NIÑOS

GUÍA PARA LA PREVENCIÓN DEL MIEDO Y LA ANSIEDAD EN NIÑOS

Ansiedad, Ansiedad infantil, Apego, Baja autoestima infantil, Consejos Altea, Niños / 26.02.2020

Capítulo 3: En el camino certero para eliminar el miedo y la ansiedad de nuestros hijos

Muchas veces oímos a papás quejarse de lo difícil que es criar a un hijo. Son las preocupaciones, la falta de tiempo, los desacuerdos entre la pareja sobre maneras de resolver, nuestros propios miedos… “Si hubiéramos sabido las implicaciones personales y emocionales de tener un hijo…”. Ya sabemos lo que nos decimos a nosotros mismos en esos momentos de nubarrones. No obstante, también sabemos que cuando queremos tocar el cielo, sólo nos falta contemplar a nuestro hijo/a reír. Así es que vamos a relatar lo que en Altea Psicólogos sabemos que es más adecuado para criar a hijos felices, sonrientes, valientes y resilientes: sin miedo ni ansiedad innecesarios.

Podemos criar a nuestros hijos sin miedo y ansiedad innecesarios a través de un modelaje sano y seguro
Podemos criar a nuestros hijos sin miedo y ansiedad innecesarios a través de un modelaje sano y seguro

La experiencia es la maestra más exigente. Primero te pone a prueba y después te enseña la lección

Travis Badberry

En ocasiones, podemos tener la sensación de que hemos tenido los hijos desde la ignorancia de lo que eso implica. Por otro lado, en Altea Psicólogos sabemos muy bien que un exceso de consciencia y necesidad de control haría que el mundo se quedara sin niños. Y es que es en el punto medio donde está la medida adecuada. De eso se trata, de encontrar el equilibrio entre la confianza y el control, lo que hará que nuestros hijos crezcan carentes de miedo y ansiedad.  

Entonces, ¿cómo lograr que nuestros hijos se desarrollen como personas seguras, capaces de afrontar sus miedos? ¿Cuál es la manera de alejar de ellos el estrés, la inseguridad, el negativismo, el miedo y la ansiedad?

La respuesta es: no programando sus cerebros para la duda constante, la anticipación del dolor y el miedo, la rumiación de los errores y el automachaque.

Nuestra mente se programa con los pensamientos, acciones y actitudes que practicamos.
La mejor herencia para los hijos es dejarles un sistema de creencias, valores y actitudes sobre sí mismos y sobre el mundo que los fortalezca para la vida.

Saber qué priorizar en la crianza y la educación dotará a sus cerebros de recursos suficientes. A su vez, esto les aportará un soporte psicológico y fisiológico más saludable, estable y resiliente.

Ningún viento es favorable para el que no sabe dónde va

Séneca

En artículos anteriores hemos hablado de qué errores debemos evitar en nuestro estilo educativo para no instalar patrones de ansiedad. Veamos ahora qué sería adecuado.

Qué hacer para que nuestros hijos crezcan sanos y sean inmunes al miedo y la ansiedad:

– Ofrézcale un ambiente estable, seguro, y previsible.

– Hágale demostraciones de amor incondicional

Evite las prisas como forma natural impuesta en las rutinas cotidianas.

– Priorice formas de vida saludable en ritmos de sueño, alimentación, cuidado personal, etc.

Establezca rutinas que contemplen el trabajo y el tiempo de ocio.

No le haga sentir que pierde el tiempo si es momento de descansar o disfrutar del ocio.

– Conéctelo a ritmos biológicos naturales.Introduzca en sus rutinas actividades físicas y corporales: bicicleta, atletismo, natación, baile…

– Cuide y fomente sus vínculos de amistad.Ponga a su hijo en diferentes experiencias y territorios, así conocerá cuáles son sus puntos fuertes y puntos débiles.

Acéptelo tal y como es. La validación de su autoconcepto (cómo se ve) le dará autoestima (cuánto se quiere).

Converse con él de todo, y responda a sus preguntas ajustando el contenido a su edad.Enséñele a distinguir entre lo que necesita y lo que desea.

– Anímele a que resuelva por sí mismo todo cuanto sea capaz.

Atienda a lo que funciona en vez de constantemente lo que no funciona.

– Enséñele a ser asertivo frente al abuso de los demás.

– Anímele a asumir los riesgos que supone perseguir sus sueños.

– Enséñele a no temer los errores y a qué hacer con ellos.

Déjele soñar a lo grande.

Anímele a salir de su zona de confort ampliándole su experiencia a territorios nuevos con la emoción de la curiosidad.

Háblele con respeto de otras culturas y promueva un pensamiento flexible y de amplitud de miras.

Asesórele siempre desde el respeto y su derecho a ser diferente de usted.


La mejor herencia para los hijos es dejarles un sistema de creencias, valores y actitudes sobre sí mismos y sobre el mundo que los fortalezca para la vida.
Nuestra mente se programa con los pensamientos, acciones y actitudes que practicamos.

Ponga atención a estas directrices, incorpórelas a la vida cotidiana en la relación con sus hijos y… compruebe su poder sanador. Y si le resultan útiles estos consejos, compártalos. Los niños se merecen crecer en ambientes seguros alejados del miedo y la ansiedad.

Julia Sáez Gázquez

Psicóloga Clínica Infantil

Déjanos tu comentario

Categorías