LOS BENEFICIOS DE LA SONRISA

LOS BENEFICIOS DE LA SONRISA

Autoestima, Sin categoría / 17.04.2022

Son múltiples los beneficios de la sonrisa. Sonreír puede parecer una respuesta involuntaria a algo que nos resulta gracioso o nos hace sentir bien; sin embargo, es mucho más que eso. Todos sonreímos varias veces al día, algo que está íntimamente relacionado con la felicidad. Seguramente habrás notado que cuando otra persona sonríe, su expresión es mucho más agradable e inspira mayor confianza.

Cuando le sonreímos a otra persona, le estamos diciendo muchas cosas, entre ellas que nos gusta compartir tiempo y espacio con ellos. La otra persona, por su parte, lo decodifica y también sonríe. Es justo en ese momento cuando los pensamientos negativos quedan a un lado.

La sonrisa es una herramienta que proporciona alivio de una manera natural. Sonreímos cuando nos sentimos bien, cuando sucede algo gracioso, cuando estamos contentos o emocionados por alguna noticia.

Lo más importante que tiene la sonrisa cuando va dirigida a otra persona es la transmisión de una sensación de compañía. Algo tan simple como sonreír puede hacer que la otra persona sienta que no está sola en el mundo, o que alguien le muestra aprecio. Pero además, nosotros, al recibir una sonrisa de vuelta, sentimos que tampoco estamos solos, y que hay personas que nos valoran y nos aprecian. Siendo la sonrisa un puente perfecto para la comunicación, nos hace sentirnos bien.

La sonrisa tiene muchos más efectos, como por ejemplo ayudarnos a superar un momento difícil.  Una sonrisa puede darnos las fuerzas necesarias para seguir adelante. Es la mejor de las medicinas que puedes regalarte a ti mismo y, también, a los demás.

Sonrisas contra la tristeza y el dolor

Muchas veces, en momentos en los que las palabras no pueden ayudarnos, lo puede hacer la sonrisa. Es capaz de comunicar que estoy con el otro y para el otro en su momento de dolor.

Regalar sonrisas es algo efectivo que podemos hacer para desconectar de la rutina. Nos saca la negatividad de los problemas y nos cambia el punto de vista para enfrentarnos al día a día.

Una sonrisa puede hacer que nos sintamos relajados y distraídos en ese momento. Cuando sonreímos liberamos endorfinas. La liberación de endorfinas está presente en todos los estados de ánimo positivo y es una de las responsables más importantes de la sensación de placer, o de que el cerebro nos anestesie con rapidez cuando sufrimos un daño.

Además, cuando nos reímos reducimos la liberación de cortisol, la hormona del estrés; para compensarlo, el cerebro libera dopamina, una sustancia que se asocia con emociones positivas.

Otra curiosidad a destacar es que cuando sonreímos activamos los músculos faciales encargados de la risa y entonces tu cerebro libera inmediatamente dopamina y endorfinas, aunque la sonrisa no sea espontánea. Este último matiz es muy importante, ya que implica que cambiando nuestra gestualización de manera consciente podemos también cambiar nuestro estado de ánimo.

Efectos sociales de la sonrisa

Alguien sonriente siempre va a ofrecer una compañía más deseable que alguien que no sonría nada más conocer a una persona.

La sonrisa proyecta una imagen de uno mismo de seguridad y estima. Cuando sonreímos son sentimos más optimistas y así podemos dar nuestra mejor versión.

La sonrisa tiene el poder de generar sonrisas en los demás gracias a nuestras “neuronas espejo“. Estas neuronas se encargan de imitar de forma innata aquello que vemos del exterior. Por eso a veces cuando oímos o vemos a alguien con un ataque de risa, nosotros también reímos sin saber porqué, nos contagiamos de su energía positiva.

La sonrisa también activa nuestra corteza prefrontal, la cual se encarga de funciones como la creatividad, la perseverancia, el pensamiento más flexible y la organización.

Los grandes beneficios de la sonrisa

  • Se asocia con el carisma.

La sonrisa tiene un gran poder de atracción hacia las personas que nos rodean. Las personas con gran sonrisa se perciben como más cercanas, agradables y confiables, siendo vistos como más carismáticos.

  • Aumenta la credibilidad.

Las personas que sonríen más no solo son más dignas de confianza, sino que muestran una imagen más creíble. Siendo un recurso comunicativo muy útil.

  • Inspira mayor confianza.

Sonreír atrae a nuestro entorno y permite crear una conexión más cercana con la otra persona.

  • Es contagiosa.

Los estudios científicos han encontrado evidencia de que la sonrisa es contagiosa. Esto tiene que ver con las neuronas espejo, que son clave en el aprendizaje, especialmente en el caso del modelado.

  • Te hace más accesible.

La confianza provoca que seamos personas más accesibles, lo que mejora nuestras relaciones interpersonales. Las personas están más dispuestas a comprometerse socialmente con otras personas si éstas sonríen.

  • Libera sustancias relacionadas con el placer.

En concreto el área tegmental ventral, estructura clave que ayuda a repetir las conductas que nos resultan agradables. Esto se debe principalmente a sustancias como las endorfinas que son analgésicos naturales.

  • Nos relaja.

La sonrisa ayuda a liberar la tensión del cuerpo y, además, reduce la presión arterial, consiguiendo así un estado de relajación y tranquilidad.

  • Aumenta la felicidad.

La sonrisa es clave para aumentar la felicidad. Esto viene dado porque estimula el cerebro y además libera endorfinas y facilita la síntesis de la serotonina.

  • Disminuye el estrés.

La sonrisa podría contribuir indirectamente a reducir los niveles de estrés. Ya que se activan regiones cerebrales relacionadas con el placer. Esto puede ser un gran recurso ante situaciones estresantes.

  • Incrementa la esperanza de vida.

Estudios científicos también han encontrado relación entre la sonrisa y la esperanza de vida. Una investigación llevada a cabo por la Wayne State University de Michigan (Estados Unidos), en 2010, afirma que las personas que sonríen más viven más años.

Desde Altea Psicólogos te recomendamos nuestra mejor receta: Rodéate de personas que te transmitan energía y buen humor, y sobre todo, ríe o sonríe durante al menos 5 minutos cada día. Recuerda que es gratis.

“Una sonrisa cuesta poco pero vale mucho. Quien la da es feliz y quien la recibe la agradece. Dura solo un instante y su recuerdo, a veces, perdura toda una vida”

-Mariano Aguirre-

Mª Ángeles Iáñez Velasco

Psicóloga Sanitaria

Déjanos tu comentario

Categorías