Problemas de pareja y estilos de apego

Problemas de pareja y estilos de apego

Adultos, Apegp, Familia, Parejas / 09.11.2022

Una de las fuentes más habituales en los problemas de pareja es la incompatibilidad en los estilos de apego. Pero, ¿qué es el apego y cómo los diferentes estilos pueden afectar a la pareja?

A grandes rasgos, el apego es la forma relativamente estable que tenemos de vincularnos con el mundo. Aunque el apego también es aplicable a los objetos y las circunstancias, normalmente lo usamos para referirnos a la relación existente entre dos personas. Además, el tipo de apego que desarrollamos como adultos viene definido por el tipo de apego que se nos transmitió por nuestros cuidadores en nuestra más tierna infancia, especialmente durante los dos primeros años de vida.

Así, atendiendo a la teoría del apego, encontramos que existen cuatro tipos de apego:

  • Apego seguro.
  • Apego inseguro ansioso o ambivalente.
  • Apego inseguro evitativo.
  • Apego desorganizado.

Veamos cada uno de los tipos de apego y cómo estos pueden causar problemas de pareja.

Apego inseguro tipo ansioso

El apego ansioso aplicado a la pareja se manifiesta en una vinculación basada en la necesidad de control y monitorización continuo de la otra persona. Qué hace, con quién está, por qué llega o no llega, por qué hizo aquello o lo otro… Es como la necesidad de estar en la cabeza de la otra persona constantemente para poder estar tranquilos con respecto a ella.

Además, a este tipo de apego también se le llama ambivalente, por el hecho de que la persona puede expresar emociones o sentimientos contradictorios: por un lado necesita que le den seguridad, pero a la vez no confía en lo que le dicen para darle tal seguridad.

Así, la persona de apego ansioso genera los siguientes comportamientos y actitudes dentro de la pareja:

  • Tiene la necesidad de que le den muestras de amor evidentes y constantes.
  • Muestra inseguridad en forma de celos, no existiendo motivos objetivos para ello.
  • Los actos íntimos o su ausencia se interpretan siempre como presencia o ausencia de amor.
  • Genera una suspicacia extrema en torno a los comportamientos de la otra persona.
  • Está excesivamente pendiente de los movimientos y acciones del otro.
  • Imagina escenarios problemáticos no reales.
  • Tiende a la manipulación emocional en forma de chantaje emocional o reproche.
Mujer preocupada
El apego ansioso genera un tipo de relación preocupada y, como consecuencia, con un exceso de control sobre la otra persona que acaba generando alejamiento por parte del otro

Apego inseguro tipo evitativo

El apego inseguro tipo evitativo aplicado a la pareja, se manifiesta por una tendencia generalizada hacia la frialdad y la distancia emocional. Las personas evitativas son poco dadas a expresar sus emociones, lo cual suele ser interpretado por la otra persona (especialmente si es de estilo ansioso) como una muestra de desafecto.

La persona de apego evitativo genera los siguientes comportamientos y actitudes dentro de la pareja:

  • Son poco empáticas.
  • Les cuesta entender y satisfacer las necesidades emocionales de su pareja.
  • Se muestran herméticas a la hora de expresar emociones, sentimientos y gestos de cariño.
  • Necesitan mucho espacio físico y emocional.
  • No son muy efusivos, prefiriendo las muestras de cariño someras.
  • Afectivamente, dan poco y piden poco.
  • Se sienten incómodos en conversaciones profundas y en la resolución de conflictos.
  • En su versión más radical, pueden llegar a sentirse invadidos en las relaciones íntimas.
Persona alejada de su familia
El apego evitativo genera distancia, frialdad, falta de compromiso y sensación para la otra persona de ser poco importante

Apego desorganizado

Persona invisible se refleja en un charco
El apego desorganizado genera comportamientos ansiosos y evitativos casi al mismo tiempo, creando mucha distorsión y falta de predictibilidad en la pareja, lo que puede transformar el ambiente familiar en algo muy turbulento.

Resumidamente, viene a ser una mezcla entre el apego ansioso y el evitativo. Son personas cuyos comportamientos son muy cambiantes. Porque son personas muy impredecibles, es el estilo que más conflicto causa en todas la relaciones y, concretamente, también genera más problemas de pareja.

Así, las personas de estilo desorganizado suelen tener los siguientes comportamientos y actitudes dentro de la pareja:

  • Llevan a cabo comportamientos muy contradictorios.
  • En ocasiones se muestran excesivamente cariñosas y apegadas y otras frías y distantes.
  • Pueden mostrar reacciones impulsivas e incluso explosivas.
  • De un problema pequeño pueden hacer algo desproporcionado e inexplicable para el otro.
  • Tienen labilidad afectiva, es decir, en un momento están bien y al otro están mal, y viceversa.
  • No expresan las emociones de carácter positivo, pero sí las de carácter negativo.
  • A veces rechazan las relaciones íntimas y a veces las buscan con ansiedad.
  • A veces se muestran muy cuidadoras y a veces pasotas e incluso negligentes.

Apego seguro

El apego seguro es aquel desde el cual la persona se relaciona y vincula con los demás de manera segura y confiada. Aplicado a la pareja, son las personas que logran vínculos más estables, comprometidos y duraderos.

Así, las personas de apego seguro muestran las siguientes actitudes y comportamientos dentro de la pareja:

  • Portan un perfil emocional independiente, que no distante, despreocupado ni indiferente.
  • Confían en su pareja, por lo que no tienen la necesidad de controlarlas.
  • Demandan necesidades de manera sensata y justa.
  • Expresan incomodidades asertivamente.
  • Cuando lo consideran necesario, hacen peticiones de cambio razonables.
  • Se esfuerzan por ser conscientes de sus emociones y se responsabilizan de ellas.
  • Saben intimar con seguridad y confianza en sí mismas.
  • Se relacionan con la pareja desde la libertad, no desde la necesidad.
  • Saben cultivar su espacio personal y atender a la vez al espacio en pareja.
  • Generan momentos de empatía, respeto, comunicación y diversión en común.
  • Respetan el espacio del otro, entendiéndolo como necesario y nutricio para la propia pareja.
  • Sabe desarrollar sus propias aficiones y espacios personales.
  • Confían en la otra persona como en ellas mismas.
Pareja sonriendo
El apego seguro genera espacios de confianza y seguridad para ambos; de comunicación asertiva, solución de problemas, respeto y complicidad.

Con todo, podemos entender que los problemas de pareja vienen dados por los tipos de apego inseguro (ansioso o evitativo) y el desorganizado. Para tener una relación de pareja sana, estable y duradera (y en general cualquier tipo de relación), hay que promocionar el estilo de apego seguro. Para ello, es interesante tener en cuenta:

Es por ello que si te das cuenta de que tienes un tipo de apego inseguro, debes trabajar para que tu apego sea seguro.

Si tu estilo de apego es ansioso (también aplicable al desorganizado):

  • Antes de volcar sobre tu pareja tus preocupaciones, observa si son objetivas.
  • Relaciónate desde la libertad, no desde la necesidad.
  • Promociona tu propio espacio en tu vida de pareja y permite el de la otra parte.
  • Genera espacios de comunicación asertiva cuando algo te preocupe.
  • Trabaja de forma activa tus miedos e inseguridades para no responsabilizar al otro.
  • Trabaja también activamente tu necesidad de hípercontrol.
  • Inhibe tus deseos de monitorizar constantemente la vida y los movimientos de tu pareja.
  • Evita todo lo que puedas los reproches y el changaje emocional.

Ante un estilo de apego es evitativo (también aplicable al desorganizado):

  • Habla de los problemas conforme pasen, sin que se acumulen.
  • Hazte responsable de lo que sientes en cada momento y exponlo de ser necesario.
  • Actúa para/con el otro con respeto y empatía (algunas cosas para otras pesonas son importantes).
  • Sé activo con los gestos de cariño diarios y la atención hacia el otro.
  • Promociona los momentos de afecto y complicidad.
  • No evites hablar de los problemas. Pon de tu parte para resolver los conflictos.
  • Muéstrate seguro y confiado a la hora de intimar, la otra persona quiere respetarte como tú a ella.

Si tu estilo de apego es desorganizado:

  • Aporta coherencia a tu comportamiento e intenta evitar los picos polarizados.
  • Intenta ser razonable cuando tengas que expresar una queja, no explosivo.
  • Ofrece espacio a tu pareja ante un conflicto, no se puede pasar de la pelea al bienestar en minutos.
  • Resuelve tus picos de estrés contigo mismo/a antes de volcarlos sobre tu pareja.
  • Ofrécete a ti mismo/a espacio suficiente para resolver estados emocionales conflictivos.
  • Ofréclee coherencia y predictibilidad en tus actos a tu pareja para poder demandarle lo mismo.

Puedes trabajar en un estilo de apego seguro a través de terapia individual o de pareja, tus problemas de pareja pueden mejorar notablemente.

Alfonso García-Donas

Psicólogo

Déjanos tu comentario

Categorías

Cerrar
Terapia Online
Online Therapy

We can communicate with you in english

How would it be done?